BLOGELEUSIS: FILOSOFÍA, y más allá...


Según Walter Burkert, los antiguos misterios "eran rituales de iniciación de carácter voluntario, personal y secreto que aspiraban a un cambio de mentalidad mediante la experiencia de lo sagrado." (Cultos mistéricos antiguos)

Con los decretos imperiales de 391/392, que prohibieron todos los cultos paganos, y con la destrucción de los santuarios por los godos al mando de Alarico en 394, los misterios súbitamente desaparecieron...

¿Desaparecieron? ¿O dejaron de ser algo meramente exterior, para madurar y convertirse en lo que siempre pretendieron ser: una experiencia interior, dirigida a enriquecer al sujeto, y al margen de cualquier formalismo abstracto, vacío?

Este blog -creado precisamente en Madrid, la ciudad situada en el centro, y presidida por la estatua de Cibeles, la Gran Madre- pretende recoger el espíritu de esos misterios, sean los de Eleusis, Dionisos, Méter, Isis o Mitra, y combinarlos con el saber filosófico, para estimular el avance espiritual de aquellos que quieran participar en su creación.

Igual que en las iniciaciones del pasado, habrá en él dos niveles: el preparatorio, en el que se incluirán materiales destinados a los estudiantes de Secundaria y Bachillerato, que acaban de iniciarse en el camino del conocimiento; y el especializado, en el que el autor incluirá temas filosóficos de nivel superior, o situados en los márgenes del pensamiento filosófico "oficial". También se incluirán referencias a sus publicaciones, a fin de que puedan ser localizadas, comentadas, y desde luego criticadas, por aquellos que se encuentren interesados por los problemas a los que dichas publicaciones se refieren.


En estos tiempos que corren, oscilantes entre el dogmatismo fanático de las religiones oficiales y el más burdo de los materialismos, los defensores del auténtico progreso espiritual no pueden desesperar, ni ceder un ápice de terreno. Hoy, como siempre, este ha de ser nuestro lema:

"Fortes viri adversa fortuna probabuntur"

jueves, 3 de febrero de 2011

2º de Bachillerato: Descartes: La unión del cuerpo y del alma en la glándula pineal y el Tercer Ojo

Para Descartes, la conexión entre cuerpo y alma se produce en la glándula pineal, situada en el centro del cerebro. Quizás conoció esta teoría a través de su supuesta relación con los Rosacruces; en cualquier caso, la teoría de Descartes, normalmente ridiculizada en los medios oficiales de la filosofía, entronca con una tradición mística y esotérica muy antigua, pues para la gran tradición espiritual la glándula pineal es la sede del denominado "Tercer Ojo" de la mente, el lugar donde el hombre puede entrar en contacto con el mundo espiritual y el universo de las ideas, trascendiendo los límites del espacio y del tiempo.

   En los enlaces:

* http://platea.pntic.mec.es/~macruz/mente/descartes/descartes.html

* http://www.sedin.org/doorway/misterio_de_la_mente-02.html

tenéis información "seria" sobre la glándula pineal y su papel en la filosofía cartesiana.

   Y en los enlaces:

* http://www.secretia.com/2009/03/09/el-tercer-ojo-y-la-glandula-pineal/

* http://www.bibliotecapleyades.net/ciencia/ciencia_thirdeyesp.htm

* http://godsdirectcontact.us/sm21/snews/161/ss1.htm

* http://samiraelojodehorus.blogspot.com/2010/09/la-glandula-pineal.html

* http://saludnatural.biomanantial.com/la-extraordinaria-glandula-pineal/

aparece información "no oficial" relativa al papel que a esta glándula concede el esoterismo tradicional.
   También resulta interesante la conferencia de David Wilcock sobre la glándula pineal con la que a continuación os enlazo. Junto con intuiciones interesantes, aparecen en ella afirmaciones delirantes, que hay que poner entre paréntesis (aunque es bueno conocer todas las posiciones sobre cualquier tema, incluso las más absurdas):


   Por último, os ofrezco un documental sobre el papel de la glándula pineal entre los antiguos egipcios. Lo dicho anteriormente sobre Wilcock resulta aplicable aquí aún en mayor grado, aunque incluso así cabe encontrar en el video algunos puntos sugerentes:

No hay comentarios:

Publicar un comentario