BLOGELEUSIS: FILOSOFÍA, y más allá...


Según Walter Burkert, los antiguos misterios "eran rituales de iniciación de carácter voluntario, personal y secreto que aspiraban a un cambio de mentalidad mediante la experiencia de lo sagrado." (Cultos mistéricos antiguos)

Con los decretos imperiales de 391/392, que prohibieron todos los cultos paganos, y con la destrucción de los santuarios por los godos al mando de Alarico en 394, los misterios súbitamente desaparecieron...

¿Desaparecieron? ¿O dejaron de ser algo meramente exterior, para madurar y convertirse en lo que siempre pretendieron ser: una experiencia interior, dirigida a enriquecer al sujeto, y al margen de cualquier formalismo abstracto, vacío?

Este blog -creado precisamente en Madrid, la ciudad situada en el centro, y presidida por la estatua de Cibeles, la Gran Madre- pretende recoger el espíritu de esos misterios, sean los de Eleusis, Dionisos, Méter, Isis o Mitra, y combinarlos con el saber filosófico, para estimular el avance espiritual de aquellos que quieran participar en su creación.

Igual que en las iniciaciones del pasado, habrá en él dos niveles: el preparatorio, en el que se incluirán materiales destinados a los estudiantes de Secundaria y Bachillerato, que acaban de iniciarse en el camino del conocimiento; y el especializado, en el que el autor incluirá temas filosóficos de nivel superior, o situados en los márgenes del pensamiento filosófico "oficial". También se incluirán referencias a sus publicaciones, a fin de que puedan ser localizadas, comentadas, y desde luego criticadas, por aquellos que se encuentren interesados por los problemas a los que dichas publicaciones se refieren.


En estos tiempos que corren, oscilantes entre el dogmatismo fanático de las religiones oficiales y el más burdo de los materialismos, los defensores del auténtico progreso espiritual no pueden desesperar, ni ceder un ápice de terreno. Hoy, como siempre, este ha de ser nuestro lema:

"Fortes viri adversa fortuna probabuntur"

martes, 8 de febrero de 2011

1º de Bachillerato: Henri Bergson y la evolución creadora

Henri Bergson (1859-1941)
   En La Evolución creadora (1907) el filósofo francés Henri Bergson (1859-1941) ofrece una explicación de la evolución que se sale fuera de los rígidos moldes impuestos por la teoría darwiniana, y que hoy en día apenas se estudia, seguramente por considerarla demasiado "metafísica". Quizás lo sea; pero también resulta mucho más bella y sugerente que la seca competitividad ligada a la mecánica "selección natural" de los más aptos.
   Hay algo de "artístico" en la concepción bergsoniana de la evolución, ya que Bergson pretende captar la realidad evolutiva desde su interior, como "acto creador", describiendo la corriente del devenir con su tesis del "impulso vital" (élan vital): se trata de una fuerza que recorre todo el proceso evolutivo; y de la combinación de esa fuerza con la materia, que se le opone a manera de obstáculo, surgen las diferentes formas de vida. Igual le sucede al artista con la materia que maneja: trata de vencer su resistencia, para crear nuevas formas en ella; así, Bergson mantiene que, tanto la creación artística como el universo, el mundo y la vida se caracterizan por crear nuevas posibilidades no previsibles, ligadas a formas nuevas: "¿No es acaso el mundo -dice Bergson- una obra de arte incomparablemente más rica que la del más insigne artista?" (El pensamiento y lo moviente, 1934)
   Bergson nos propone, en suma, una concepción estética de la evolución, en la que el ser vivo es, sobre todo, un lugar de paso, y lo esencial de la vida el movimiento que se transmite en forma de acción creciente a la materia.
   En su recorrido a través de la materia, el impulso vital se ha dividido en dos grandes reinos, el vegetal y el animal; y después, en el reino animal, ha dado lugar a dos líneas evolutivas: el instinto (que alcanza su máxima perfección en los insectos), y la inteligencia (característica de los vertebrados hasta llegar al hombre y su conciencia), que representan dos formas distintas de actuar sobre la materia. El instinto puede realizar su acción inmediatamente, construyendo instrumentos orgánicos que se adaptan a las necesidades de la especie, mientras que la inteligencia realiza esa acción mediatamente, fabricando ella misma instrumentos artificales que pueden irse modificando. El instinto es preciso y seguro, pero sólo sirve para resolver cierta clase de problemas: posee una vision penetrante y directa de las cosas, acertando inmediatamente en la realización de su tarea, pero se trata de una visión muy estrecha, ya que no puede superar lo concreto y se encuentra especializado en objetivos específicos; en cambio, la inteligencia es más insegura, pero posee las armas del razonamiento y del cálculo, que le permiten afrontar infinidad de circunstancias diferentes.
   En relación con la figura de Bergson, pueden consultarse los enlaces:
* http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Especial:Libro&bookcmd=download&collection_id=4c108f498dee4f05&writer=rl&return_to=Henri+Bergson

*http://www.epdlp.com/escritor.php?id=1464

Marcel Proust
   La filosofía de Berson guarda paralelismos con la pintura impresionista (léase el ensayo de José Camón Aznar: La idea de tiempo en Bergson y el impresionismo), la música de Claude Debussy (http://www.symphozik.info/debussy-bergson-musique-philosophie,dossier.html, y la literatura de Marcel Proust, creador de la serie En busca del tiempo perdido (http://es.wikipedia.org/wiki/Marcel_Proust
 y http://pcweb.info/blog/henri-bergson/)





   No podemos olvidar la influencia del pensamiento de Bergson sobre la poesía de nuestro genial Antonio Machado (por cierto, doctor en Filosofía y Letras, en 1918):

* http://www.enfocarte.com/3.22/articulo2.html

* http://www.csi-csif.es/andalucia/modules/mod_ense/revista/pdf/Numero_28/MARIA_DE_LOS_ANGELES_URBANO_CANO_02.pdf

    Terminamos la entrada con uno de sus magistrales poemas, en el que aparece citado Bergson:
Antonio Machado



Poema de Un Día. Meditaciones Rurales
de Antonio Machado

Heme aquí ya, profesor
de lenguas vivas (ayer
maestro de gay-saber,
aprendiz de ruiseñor),
en un pueblo húmedo y frío,
destartalado y sombrío,
entre andaluz y manchego.

Invierno. Cerca del fuego.
Fuera llueve un agua fina,
que ora se trueca en neblina,
ora se torna aguanieve.

Fantástico labrador,
pienso en los campos.¡Señor
qué bien haces! Llueve, llueve
tu agua constante y menuda
sobre alcaceles y habares,
tu agua muda,
en viñedos y olivares.

Te bendecirán conmigo
los sembradores del trigo;
los que viven de coger
la aceituna;
los que esperan la fortuna
de comer;
los que hogaño,
como antaño,
tienen toda su moneda
en la rueda,
traidora rueda del año.

¡Llueve, llueve; tu neblina
que se torne en aguanieve,
y otra vez en agua fina!

¡Llueve, Señor, llueve, llueve!

En mi estancia, iluminada
por esta luz invernal
¿la tarde gris tamizada
por la lluvia y el cristal?,
sueño y medito.

Clarea
el reloj arrinconado,
y su tic-tic, olvidado
por repetido, golpea.

Tic-tic, tic-tic... Ya te he oído.
Tic-tic, tic-tic... Siempre igual,
monótono y aburrido.

Tic-tic, tic-tic, el latido
de un corazón de metal.

En estos pueblos, ¿se escucha
el latir del tiempo? No.

En estos pueblos se lucha
sin tregua con el reló,
con esa monotonía
que mide un tiempo vacío.

Pero ¿tu hora es la mía?
¿Tu tiempo, reloj, el mío?

(Tic-tic, tic-tic...) Era un día
(Tic-tic, tic-tic) que pasó,
y lo que yo más quería
la muerte se lo llevó.

Lejos suena un clamoreo
de campanas...

Arrecia el repiqueteo
de la lluvia en las ventanas.

Fantástico labrador,
vuelvo a mis campos. ¡Señor,
cuánto te bendecirán
los sembradores del pan!

Señor, ¿no es tu lluvia ley,
en los campos que ara el buey,
y en los palacios del rey?

¡Oh, agua buena, deja vida
en tu huida!

¡Oh, tú, que vas gota a gota,
fuente a fuente y río a río,
como este tiempo de hastío
corriendo a la mar remota,
en cuanto quiere nacer,
cuanto espera
florecer
al sol de la primavera,
sé piadosa,
que mañana
serás espiga temprana,
prado verde, carne rosa,
y más: razón y locura
y amargura
de querer y no poder
creer, creer y creer!

Anochece;
el hilo de la bombilla
se enrojece,
luego brilla,
resplandece
poco más que una cerilla.

Dios sabe dónde andarán
mis gafas... entre librotes
revistas y papelotes,
¿quién las encuentra?... Aquí están.

Libros nuevos. Abro uno
de Unamuno.

¡Oh, el dilecto,
predilecto
de esta España que se agita,
porque nace o resucita!

Siempre te ha sido, ¡oh Rector
de Salamanca!, leal
este humilde profesor
de un instituto rural.

Esa tu filosofía
que llamas diletantesca,
voltaria y funambulesca,
gran don Miguel, es la mía.

Agua del buen manantial,
siempre viva,
fugitiva;
poesía, cosa cordial.

¿Constructora?

¿No hay cimiento
ni en el alma ni en el viento?.

Bogadora,
marinera,
hacia la mar sin ribera.

Enrique Bergson: Los datos
inmediatos
de la conciencia. ¿Esto es
otro embeleco francés?

Este Bergson es un tuno;
¿verdad, maestro Unamuno?

Bergson no da como aquel
Immanuel
el volatín inmortal;
este endiablado judío
ha hallado el libre albedrío
dentro de su mechinal.

No está mal;
cada sabio, su problema,
y cada loco, su tema.

Algo importa
que en la vida mala y corta
que llevamos
libres o siervos seamos:
mas, si vamos
a la mar,
lo mismo nos ha de dar.

¡Oh, estos pueblos! Reflexiones,
lecturas y acotaciones
pronto dan en lo que son:
bostezos de Salomón.

¿Todo es
soledad de soledades.
vanidad de vanidades,
que dijo el Eciesiastés?

Mi paraguas, mi sombrero,
mi gabán...El aguacero
amaina...Vámonos, pues.

Es de noche. Se platica
al fondo de una botica.

Yo no sé,
don José,
cómo son los liberales
tan perros, tan inmorales.

¡Oh, tranquilícese usté!
Pasados los carnavales,
vendrán los conservadores,
buenos administradores
de su casa.

Todo llega y todo pasa.
Nada eterno:
ni gobierno
que perdure,
ni mal que cien años dure.

Tras estos tiempos vendrán
otros tiempos y otros y otros,
y lo mismo que nosotros
otros se jorobarán.

Así es la vida, don Juan.

Es verdad, así es la vida.
La cebada está crecida.
Con estas lluvias...
Y van
las habas que es un primor.
Cierto; para marzo, en flor.
Pero la escarcha, los hielos...
Y, además, los olivares
están pidiendo a los cielos
aguas a torrentes.
A mares.

¡Las fatigas, los sudores
que pasan los labradores!

En otro tiempo...
Llovía
también cuando Dios quería.

Hasta mañana, señores.
Tic-tic, tic-tic... Ya pasó
un día como otro día,
dice la monotonía
del reloj.

Sobre mi mesa Los datos
de la conciencia, inmediatos.

No está mal
este yo fundamental,
contingente y libre, a ratos,
creativo, original;
este yo que vive y siente
dentro la carne mortal
¡ay! por saltar impaciente
las bardas de su corral.

No hay comentarios:

Publicar un comentario