BLOGELEUSIS: FILOSOFÍA, y más allá...


Según Walter Burkert, los antiguos misterios "eran rituales de iniciación de carácter voluntario, personal y secreto que aspiraban a un cambio de mentalidad mediante la experiencia de lo sagrado." (Cultos mistéricos antiguos)

Con los decretos imperiales de 391/392, que prohibieron todos los cultos paganos, y con la destrucción de los santuarios por los godos al mando de Alarico en 394, los misterios súbitamente desaparecieron...

¿Desaparecieron? ¿O dejaron de ser algo meramente exterior, para madurar y convertirse en lo que siempre pretendieron ser: una experiencia interior, dirigida a enriquecer al sujeto, y al margen de cualquier formalismo abstracto, vacío?

Este blog -creado precisamente en Madrid, la ciudad situada en el centro, y presidida por la estatua de Cibeles, la Gran Madre- pretende recoger el espíritu de esos misterios, sean los de Eleusis, Dionisos, Méter, Isis o Mitra, y combinarlos con el saber filosófico, para estimular el avance espiritual de aquellos que quieran participar en su creación.

Igual que en las iniciaciones del pasado, habrá en él dos niveles: el preparatorio, en el que se incluirán materiales destinados a los estudiantes de Secundaria y Bachillerato, que acaban de iniciarse en el camino del conocimiento; y el especializado, en el que el autor incluirá temas filosóficos de nivel superior, o situados en los márgenes del pensamiento filosófico "oficial". También se incluirán referencias a sus publicaciones, a fin de que puedan ser localizadas, comentadas, y desde luego criticadas, por aquellos que se encuentren interesados por los problemas a los que dichas publicaciones se refieren.


En estos tiempos que corren, oscilantes entre el dogmatismo fanático de las religiones oficiales y el más burdo de los materialismos, los defensores del auténtico progreso espiritual no pueden desesperar, ni ceder un ápice de terreno. Hoy, como siempre, este ha de ser nuestro lema:

"Fortes viri adversa fortuna probabuntur"

lunes, 27 de enero de 2014

2º de Bachillerato: Gnosticismo: Prisciliano de Ávila


   Uno de los contemporáneos de San Agustín, creador de una de las herejías que éste combatió con mayor denuedo, fue Prisciliano de Ávila (340-385), el primer mártir del gnosticismo. 
   En su film La Vía Láctea, Luis Buñuel presenta con claridad meridiana los principales aspectos del priscilianismo, una versión del cristianismo, muy cercana al platonismo y al maniqueísmo, hoy prácticamente olvidada, pero que en su tiempo fue acogida con entusiasmo por numerosos fieles, sobre todo en la provincia romana de Gallaecia, de donde era oriundo el que fuera obispo abulense. Allí sería enterrado, tras ser decapitado en Tréveris, en 385, acusado por el prefecto Evodio (el mismo que aparece en Sobre el libre albedrío) ante el emperador Máximo de practicar la magia y la astrología. Algunos dicen, incluso´, que quien está enterrado en Santiago de Compostela no sería el apóstol, sino Prisciliano, cosa que parece confirmar el análisis realizado a los restos.
   La caída del alma, esa chispa de luz divina, prisionera del cuerpo; la necesidad de practicar el ascetismo, para retornar al Padre inefable; la creación del mundo material por un principio del mal, o la admisión de mujeres en puestos destacados de la iglesia, son aspectos del gnosticismo priscilianista que aparecen en este oscuro pasaje de la cinta de Buñuel. Sirvan como contrapunto herético de la ortodoxia agustiniana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada