BLOGELEUSIS: FILOSOFÍA, y más allá...


Según Walter Burkert, los antiguos misterios "eran rituales de iniciación de carácter voluntario, personal y secreto que aspiraban a un cambio de mentalidad mediante la experiencia de lo sagrado." (Cultos mistéricos antiguos)

Con los decretos imperiales de 391/392, que prohibieron todos los cultos paganos, y con la destrucción de los santuarios por los godos al mando de Alarico en 394, los misterios súbitamente desaparecieron...

¿Desaparecieron? ¿O dejaron de ser algo meramente exterior, para madurar y convertirse en lo que siempre pretendieron ser: una experiencia interior, dirigida a enriquecer al sujeto, y al margen de cualquier formalismo abstracto, vacío?

Este blog -creado precisamente en Madrid, la ciudad situada en el centro, y presidida por la estatua de Cibeles, la Gran Madre- pretende recoger el espíritu de esos misterios, sean los de Eleusis, Dionisos, Méter, Isis o Mitra, y combinarlos con el saber filosófico, para estimular el avance espiritual de aquellos que quieran participar en su creación.

Igual que en las iniciaciones del pasado, habrá en él dos niveles: el preparatorio, en el que se incluirán materiales destinados a los estudiantes de Secundaria y Bachillerato, que acaban de iniciarse en el camino del conocimiento; y el especializado, en el que el autor incluirá temas filosóficos de nivel superior, o situados en los márgenes del pensamiento filosófico "oficial". También se incluirán referencias a sus publicaciones, a fin de que puedan ser localizadas, comentadas, y desde luego criticadas, por aquellos que se encuentren interesados por los problemas a los que dichas publicaciones se refieren.


En estos tiempos que corren, oscilantes entre el dogmatismo fanático de las religiones oficiales y el más burdo de los materialismos, los defensores del auténtico progreso espiritual no pueden desesperar, ni ceder un ápice de terreno. Hoy, como siempre, este ha de ser nuestro lema:

"Fortes viri adversa fortuna probabuntur"

viernes, 17 de enero de 2014

2º de Bachillerato: El Médico: Una película sobre Avicena y la filosofía árabe medieval


  

   Una película muy recomendable para conocer mejor el pensamiento medieval, especialmente el pensamiento árabe, es la adaptación que ha realizado el director alemán Philipp Stölzl de la novela El médico (The Physician) del escritor estadounidense Noah Gordon, publicada en 1986.
   La película, ambientada en la Inglaterra de finales del siglo X y principios dell siglo XI, cuenta la vida Rob J. Cole, que a los nueve años se queda huérfano. La muerte de su madre le revela un "don" especial, que le permite percibir si alguien está próximo a la muerte sólo con tocarlo. Cuando se queda solo, fortuitamente pasará a ser el ayudante-aprendiz de Henry Croft (Barber), un hombre campechano que recorre Inglaterra montando espectáculos de malabarismo, para atraer al público a su negocio de cirujano-barbero, donde realiza pequeñas curas y vende un brebaje curalotodo: la «Panacea Universal». 
   En el curso de sus viajes, Rob conoce a un médico judío, y queda sorprendido por sus conocimientos de medicina, que le permiten curar las cataratas que afectan al barbero. Cuando pregunta al médico hebreo de dónde ha aprendido su ciencia, éste le responde que ha adquirido sus conocimientos de los árabes, especialmente del mejor médico de la época: Ibn Sina, o Avicena (980-1037), que trabaja en una madraza ("casa de la sabiduría") de Isphahán (Persia). Rob se plantea ir a estudiar medicina en serio con Avicena, pero el judío le advierte que, debido a los conflictos bélicos, en estos países no se acepta como estudiantes a los cristianos, y además la Iglesia condena cualquier contacto e influencia con dicha cultura.
   A pesar de todo, Rob, decide emprender ese viaje, en búsca de la "luz del conocimiento", haciéndose pasar por por judío, adoptando el nombre de Jesse ben Benjamin, ya que no podría hacerlo como cristiano. Se integra en una caravana hacia oriente y durante el largo camino se circuncida y aprende a hablar en persa. Al llegar a la madraza de Ispahán, al principio es rechazado por no contar con los conocimientos ni el dinero necesario para estudiar allí, pero luego entra en contacto casualmente con el mismo Avicena, que lo acepta en sus clases. En ellas no solo adquiere conocimientos médicos, sino también filosóficos, astronómicos, etc. De hecho, vemos a Avicena (magistramente interpretado por un Ben Kingsley en estado de gracia) enseñar a sus discípulos la filosofía de Aristóteles, así como la distinción entre "esencia" y "existencia", la estructura de la bóveda celeste, etc.

Ibn Sina (Avicena), impartiendo
clases en la madraza de Isphahán
   Por medio de Avicena, que toma afecto al muchacho, debido a su interés en la filosofía y la medicina, Rob mantiene frecuente contacto con el Sha en calidad de protegido suyo. Junto a su maestro, y los demás hakims (sabios), combatirá una terrible epidemia de peste, y se enfrentará a la intolerancia de los ulemas, que, dispuestos a terminar con todos los "filósofos corruptos", acabarán arruinando el pacífico reinado del Sha, provocando la invasión de los selyúcidas y la destrucción de la madraza (en unas escenas que recuerdan de lejos algunos pasajes de Ágora). Avicena muere entristecido, viendo arrasada su obra intelectual y filosófica por el fanatismo y la guerra, pero leno de esperanza, al comprobar que su joven discípulo ha heredado sus conocimientos y está en condiciones de propagarlos.
   Muchos aspectos de lo que hemos estudiado en las clases aparecen en el film: la superioridad de la cultura islámica de la época, y el papel que jugó en la transmisión del pensamiento griego; la elaboración, por parte de Avicena, de su famoso Canon de medicina; el argumento de autoridad, que lleva tanto a cristianos como a árabes a no practicar disecciones, retrasando así el avance de la ciencia; la campaña de descrédito contra la falasifa y los faylasuf, que se ven acusados una y otra vez de nigromancia, por parte de los sectores más fanáticos de las tres culturas...; en suma: una pequeña lección de filosofía en imágenes, bien ambientada y dirigida, que puede, a la vez, instruirnos y deleitarnos. Vayamos a verla, y, como diría Ibn Sina: "As Salaam-Alaikum!"

No hay comentarios:

Publicar un comentario