BLOGELEUSIS: FILOSOFÍA, y más allá...


Según Walter Burkert, los antiguos misterios "eran rituales de iniciación de carácter voluntario, personal y secreto que aspiraban a un cambio de mentalidad mediante la experiencia de lo sagrado." (Cultos mistéricos antiguos)

Con los decretos imperiales de 391/392, que prohibieron todos los cultos paganos, y con la destrucción de los santuarios por los godos al mando de Alarico en 394, los misterios súbitamente desaparecieron...

¿Desaparecieron? ¿O dejaron de ser algo meramente exterior, para madurar y convertirse en lo que siempre pretendieron ser: una experiencia interior, dirigida a enriquecer al sujeto, y al margen de cualquier formalismo abstracto, vacío?

Este blog -creado precisamente en Madrid, la ciudad situada en el centro, y presidida por la estatua de Cibeles, la Gran Madre- pretende recoger el espíritu de esos misterios, sean los de Eleusis, Dionisos, Méter, Isis o Mitra, y combinarlos con el saber filosófico, para estimular el avance espiritual de aquellos que quieran participar en su creación.

Igual que en las iniciaciones del pasado, habrá en él dos niveles: el preparatorio, en el que se incluirán materiales destinados a los estudiantes de Secundaria y Bachillerato, que acaban de iniciarse en el camino del conocimiento; y el especializado, en el que el autor incluirá temas filosóficos de nivel superior, o situados en los márgenes del pensamiento filosófico "oficial". También se incluirán referencias a sus publicaciones, a fin de que puedan ser localizadas, comentadas, y desde luego criticadas, por aquellos que se encuentren interesados por los problemas a los que dichas publicaciones se refieren.


En estos tiempos que corren, oscilantes entre el dogmatismo fanático de las religiones oficiales y el más burdo de los materialismos, los defensores del auténtico progreso espiritual no pueden desesperar, ni ceder un ápice de terreno. Hoy, como siempre, este ha de ser nuestro lema:

"Fortes viri adversa fortuna probabuntur"

lunes, 1 de octubre de 2012

1º de Bachillerato: Cultos mistéricos y Religión órfica



Fuente de Orfeo, erigida en
la Plaza de la Provincia
(Madrid). Es réplica, realizada
en 1998, de la fuente original, creada
en 1629 por Juan Gómez de Mora y
Gaspar Ordóñez.

ORFISMO

   Conjunto de creencias, de ritos y prácticas religiosas propias de la religión órfica cuya revelación se atribuye al poeta Orfeo, una figura mítica, detrás de la cual probablemente exista un verdadero fundador religioso.
      De la doctrina de la secta, pese a la gran cantidad de escritos órficos de época posterior, es poco lo que se sabe con certeza. Numerosos indicios inducen a creer que estaba contenida en unos hieroi logoi (discursos sagrados), cuyo núcleo procedía de los s. VII-VI a. C., que circulaban en un lamentable estado de transmisión textual en los s. V y IV. Parte de ellos se atribuían a Museo, autor de una teogonía y de cantos de iniciación (Platón, Protágoras, 316 D; República 363 c), himnos (Pausanias, 1,22,7), y oráculos (Heródoto, IX,43,VII1,96; Aristófanes, Las ranas, 1033), que refundió Onomácrito en época de los Pisistrátidas (Heródoto, VII,6). Los principales testimonios del s. V, en el que la secta había caido en descrédito, son Píndaro, Aristófanes y Platón.
     
      Teogonía y antropogonía: Característica del orfismo era una teogonía (es decir, una cosmogonía mítica) en la que se incluía una antropogonía que deparaba la necesaria base para sus creencias y prácticas ascéticas. De esta teogonía se poseen diversas paráfrasis de época tardía, que difieren en el detalle. Según Jenócrates (en Olimpiodoro, Comentario al Fedón, 11,21-29) habría una sucesión de cuatro generaciones de reyes de los dioses, Urano, Cronos, Zeus y Dioniso, que asumieron el poder por la violencia. Probablemente las generaciones de los dioses serían seis (cfr. Platón, Cratilo, 40213; Filebo, 66C), y las coincidencias con Hesíodo bastante grandes, aunque las poesías órficas acentuasen, dentro del gusto popular, las crueldades de los dioses (Isócrates, XI,38). Hera lanzaba contra Dioniso, hijo de Zeus, a los titanes, que le despedazaron y devoraron. Zeus aniquila con el rayo a los titanes, de cuyos cadáveres se levanta un vapor que, al condensarse, da origen a los actuales hombres. En el hombre, hay, pues, un elemento divino, dionisiaco, y un elemento de violencia, titánico. Esta parte de la teogonía órfica puede darse por seguro gracias a la alusión de Platón (Las leyes, 1V,70113) a «la llamada antigua naturaleza titánica» del hombre, y concuerda plenamente con el despedazamiento y ulterior ingestión de la víctima ritual en el culto dionisiaco, así como con la leyenda del despedazamiento de Orfeo por las mujeres tracias.
     
      Damascio (De los principios, 1,316,18-319,11R) habla de tres versiones de la teogonía órfica que contienen elementos indiscutiblemente antiguos. Según la primera de ellas, en principio existía el Tiempo (Chronos), viniendo después el Éter, el Caos y el Huevo primigenio que, fecundándose a sí mismo, dio origen a Phanes, el dios creador del mundo, que devora después a Zeus, de la misma manera que en la Teogonía hesiódica devoraba a Metis (la Inteligencia). Damascio se refiere de pasada a la Teogonía de Eudemo de Rodas, limitándose a decir que ponía.a la Noche en el principio de todas las cosas, y es más explícito en lo que respecta a la de Helánico de Lesbos: El Agua y la Tierra darían lugar al «Tiempo que no envejece» (Chronos ageraos), una serpiente alada con cabeza de toro y de león, Ananke (la Necesidad) y Adrasteia; de Chronos procederían el Éter, el Caos, el Erebo, el Huevo primigenio, y el Protogonos, de forma monstruosa. El poner al Tiempo al principio de todas las cosas procede de Persia, y la creencia en el Huevo cósmico es bastante frecuente entre los pueblos primitivos; su antigüedad en el orfismo la comprueba el testimonio de Aristófanes (Las aves, 690 ss.).
     
      Psicología y moral: La concepción órfica del alma como elemento divino del hombre se desprende ya del mito antropogónico antedicho. El testimonio de Platón y de Píndaro vienen a sumarse para dejar en claro la tajante dicotomía establecida entre el espíritu puro y su receptáculo corpóreo. Platón atribuye a Orfeo la doctrina del soma/sema, la del cuerpo-sepulcro, en un pasaje muy citado (Cratilo, 4000) que concuerda perfectamente con la del aionos eidolon, «imagen de la vida» pindárica (cfr. 131 Bergk.). En la muerte el cuerpo desaparece, pero perdura ese elemento que duerme mientras el cuerpo está activo y se despierta cuando reposa. La vida más auténtica se alcanza, pues, cuanto mayor es la desvinculación entre los miembros de la dicotomía -estados extáticos, el sueño- y la plenitud, en la total separación de la muerte. Pero el alma no es sólo inmortal, sino eterna, preexiste al cuerpo, y puede entrar indefinidamente en el ciclo de la generación. Como los pitagóricos, los órficos creen en la transmigración (metempsicosis) de las almas, según se desprende también de los testimonios concordes de Píndaro (Olímpicas, 11,62 ss., cfr. 129,130, 133 Bergk) y de Platón, que suele atribuir la revelación de la misma a sacerdotes, sacerdotisas y poetas inspirados (Fedón, 70C; Menón, 81A; Las leyes, IX,870D).
     
      Con la creencia en la transmigración de las almas se combina la de los premios y castigos post mortem, que viene, paralelamente a la emancipación gradual del individuo frente al genos, a sustituir el primitivo punto de vista (el de un Solón, p. ej.), de que los hijos expían las culpas de los padres. Los iniciados viven en un continuo banquete en la otra vida, en un estado de embriaguez feliz (República 11,363 Css.), en tanto que los malvados yacerán en el Hades, en el fango (Felón, 69C; cfr. Aristófanes, Las ranas, 145 ss.), para reencarnar sucesivamente, hasta la completa expiación de sus culpas. Para evitar, pues, el castigo merecido, el hombre debe vivir con arreglo a los preceptos de la moral y practicar una ascética que le libere de las ataduras del cuerpo. Todo ello se traduce en la observancia de ciertos tabúes (p. ej., el de no llevar vestidos de lana, según Heródoto, 11,81) y en el cumplimiento de ritos purificatorios, de cuyos detalles no estamos bien informados, que administraban los orpheotelestai, tan despreciados por Platón (Las leyes, X,908D) y Teofrasto (Los caracteres, XVI,ll).



Fuente: L. Gil Fernández, Gran Enciclopedia Rialp, 1991
 
Otras referencias sobre el tema, en los siguientes enlaces:

* Orfismo



Y un par de libros clásicos sobre la materia:

* Burkert, Walter, Cultos mistéricos antiguos. Traducción de María Tabuyo y Agustín López, Trotta, Madrid, 2005.

* Dodds, E. R., Los griegos y lo irracional, Alianza Universidad, Madrid, 1960.

1 comentario:

  1. Me parece una buena noticia que en los materiales de primero de bachillerato se incluyan temas que pueden suscitar tanto interés entre un público tan joven. Este interés puede significar el comienzo de una ávida búsqueda de conocimiento por parte de los alumnos, y que finalmente acaben encontrando a los autores que de otro modo de les pretendía inculcar. Un saludo y mis felicitaciones

    ResponderEliminar