BLOGELEUSIS: FILOSOFÍA, y más allá...


Según Walter Burkert, los antiguos misterios "eran rituales de iniciación de carácter voluntario, personal y secreto que aspiraban a un cambio de mentalidad mediante la experiencia de lo sagrado." (Cultos mistéricos antiguos)

Con los decretos imperiales de 391/392, que prohibieron todos los cultos paganos, y con la destrucción de los santuarios por los godos al mando de Alarico en 394, los misterios súbitamente desaparecieron...

¿Desaparecieron? ¿O dejaron de ser algo meramente exterior, para madurar y convertirse en lo que siempre pretendieron ser: una experiencia interior, dirigida a enriquecer al sujeto, y al margen de cualquier formalismo abstracto, vacío?

Este blog -creado precisamente en Madrid, la ciudad situada en el centro, y presidida por la estatua de Cibeles, la Gran Madre- pretende recoger el espíritu de esos misterios, sean los de Eleusis, Dionisos, Méter, Isis o Mitra, y combinarlos con el saber filosófico, para estimular el avance espiritual de aquellos que quieran participar en su creación.

Igual que en las iniciaciones del pasado, habrá en él dos niveles: el preparatorio, en el que se incluirán materiales destinados a los estudiantes de Secundaria y Bachillerato, que acaban de iniciarse en el camino del conocimiento; y el especializado, en el que el autor incluirá temas filosóficos de nivel superior, o situados en los márgenes del pensamiento filosófico "oficial". También se incluirán referencias a sus publicaciones, a fin de que puedan ser localizadas, comentadas, y desde luego criticadas, por aquellos que se encuentren interesados por los problemas a los que dichas publicaciones se refieren.


En estos tiempos que corren, oscilantes entre el dogmatismo fanático de las religiones oficiales y el más burdo de los materialismos, los defensores del auténtico progreso espiritual no pueden desesperar, ni ceder un ápice de terreno. Hoy, como siempre, este ha de ser nuestro lema:

"Fortes viri adversa fortuna probabuntur"

martes, 16 de octubre de 2012

2º de Bachillerato: Aristóteles: La metafísica



   Os ofrezco, a continuación, el índice de la Metafísica de Aristóteles, con el texto completo de esta obra (en la edición, un poco antigua ya, de P. de Azcárate). De obligada consulta, para aquellos que se interesen por el Estagirita.

Aristóteles· Metafísica

Libro I· II· III· IV· V· VI· VII· VIII· IX· X· XI· XII· XIII· XIV

Biblioteca Filosófica. Aristóteles. Metafísica. Obras filosóficas de Aristóteles. Obras de Aristóteles, puestas en lengua castellana por D. Patricio de Azcárate, socio correspondiente de la Academia de Ciencias Morales y Políticas y de la Academia de la Historia. Madrid [1875], Medina y Navarro, Editores. Calle del Rubio, núm. 25. (Imprenta de Medina y Navarro, Rubio 25, Madrid.) 407 páginas.
Índice y sumario
Introducción [por Patricio de Azcárate]. Observaciones preliminares. – Objeto de la Metafísica. – Método de Aristóteles. – La Filosofía primera, según Aristóteles, es la ciencia de los primeros principios. – Historia de la filosofía primera antes de Aristóteles. – Límites de la ciencia del ser. – Valor y autoridad del principio de contradicción. – Ontología. – Teología, 7

Metafísica

Libro primero [ Α · 980a-993a ]

I. Naturaleza de la ciencia; diferencia entre la ciencia y la experiencia, 51
II. La Filosofía se ocupa sobre todo de la indagación de las causas y de los principios, 55
III. Doctrina de los antiguos tocante a las causas primeras y a los principios de las cosas. Tales, Anaxímenes, &c. Principio descubierto por Anaxágoras, la Inteligencia, 58
IV. Del Amor, principio de Parménides y de Hesiodo. De la Amistad y de la Discordia, de Empedocles. Empedocles es el primero que reconoció cuatro elementos. De Leucipo y de Demócrito que han afirmado lo lleno y lo vacío como las causas del ser y del no-ser, 63
V. De los Pitagóricos. Doctrina de los números. Parménides, Jenófanes, Meliso, 66
VI. Platón. Lo que tomó de los Pitagóricos; en qué difiere su sistema del de estos filósofos. Recapitulación, 70
VII. Refutación de las opiniones de los antiguos tocante a los principios, 74

Libro segundo [ α · 993b-995a ]

I. El estudio de la verdad es en parte fácil, y en parte difícil. Diferencia entre la Filosofía y las ciencias prácticas. La Filosofía tiene por objeto las causas, 89
II. Hay un principio simple, y no una serie de causas que se prolongan hasta el infinito, 91
III. Método. No debe emplearse el mismo método en todas las ciencias. La Física no consiente el método matemático. Condiciones preliminares del estudio de la naturaleza, 93

Libro tercero [ Β · 995a-1003a ]

I. Antes de emprender el estudio de una ciencia es preciso determinar las cuestiones y dificultades que se van a resolver. Utilidad de este reconocimiento, 95
II. Solución de la primera cuestión que se presenta a examen: el estudio de todos los géneros de causas, ¿depende de una ciencia única?, 98
III. Los géneros, ¿pueden considerarse como elementos y como principios? Respuesta negativa, 104
IV. ¿Cómo la ciencia puede abrazar el estudio de todos los seres particulares? Otras dificultades que se enlazan con ésta, 107
V. Los números y los seres matemáticos, a saber: los sólidos, las superficies, las líneas y los puntos, ¿pueden ser elementos?, 114
VI. ¿Por qué el filósofo debe estudiar otros seres además de los seres sensibles? Los elementos, ¿existen en potencia o en acto? Los principios, ¿son universales o particulares?, 116

Libro cuarto [ Γ · 1003a-1012b ]

I. Del ser en tanto que ser, 119
II. El estudio del ser en tanto que ser y el de sus propiedades son objeto de una ciencia única, 120
III. A la Filosofía toca tratar de los axiomas matemáticos y de la esencia, 125
IV. No hay medio entre la afirmación y la negación. La misma cosa no puede ser y no ser, 127
V. La apariencia no es la verdad, 135
VI. Refutación de los que pretenden que todo lo que parece es verdadero, 142
VII. Desenvolvimiento de este principio, según el que no hay medio entre la afirmación y la negación, 144
VIII. Del sistema de los que pretenden que todo es verdadero, que todo es falso. Refutación, 145

Libro quinto [ Δ · 1013b-1025a ]

I. De las diversas acepciones de los términos filosóficos. Principio, 149
II. Causa, 151
III. Elemento, 154
IV. Naturaleza, 155
V. Necesario, 157
VI. Unidad, 158
VII. Ser, 162
VIII. Sustancia, 164
IX. Identidad, heterogeneidad, diferencia, semejanza, 165
X. Opuesto y contrario, 166
XI. Anterioridad y posterioridad, 167
XII. Potencia, 169
XIII. Cantidad, 172
XIV. Cualidad, 173
XV. Relación, 174
XVI. Perfecto, 176
XVII. Término, 177
XVIII. En qué y por qué, 178
XIX. Disposición, 179
XX. Estado, 179
XXI. Pasión, 179
XXII. Privación, 180
XXIII. Posesión, 181
XXIV. Ser o provenir de, 182
XXV. Parte, 183
XXVI. Todo, 183
XXVII. Truncado, 184
XXVIII. Género, 185
XXIX. Falso, 186
XXX. Accidente, 188

Libro sexto [ Ε · 1025b-1028a ]

I. La ciencia teórica es la que trata del ser. Hay tres ciencias teóricas: la Física, la Ciencia matemática, la Teología, 189
II. Del accidente. No hay ciencia del accidente, 193
III. Los principios y las causas del accidente son de otra naturaleza que los demás principios y las demás causas, 195

Libro séptimo [ Ζ · 1028a-1041b ]

I. Del ser primero, 199
II. Dificultades relativas a la sustancia, 201
III. De la sustancia, 202
IV. De la forma sustancial, 203
V. Continuación, 207
VI. Continuación, 208
VII. De la producción, 211
VIII. La forma y la esencia del objeto no se producen, 214
IX. Por qué ciertas cosas provienen del arte o del azar, 217
X. La definición de las partes ¿debe entrar en la del todo? ¿Las partes son anteriores al todo o el todo lo es a las partes?, 219
XI. De las partes de la especie, 223
XII. Condiciones de la definición, 226
XIII. Nada de lo que es universal es sustancia, 229
XIV. Refutación de los que admiten las ideas como sustancias y les atribuyen una existencia independiente, 231
XV. No puede haber definición ni demostración de la sustancia de los seres sensibles particulares, 232
XVI. No hay sustancia compuesta de sustancias, 235
XVII. Algunas observaciones sobre la sustancia y la forma sustancial, 236

Libro octavo [ Η · 1042a-1045b ]

I. Recapitulación de las observaciones relativas a la sustancia. De las sustancias sensibles, 239
II. De la sustancia en acto de los seres sensibles, 241
III. El nombre del objeto ¿designa el conjunto de la materia y de la forma, o solamente el acto y la forma? Consideraciones sobre la producción y la destrucción de las sustancias. Solución de las dificultades suscitadas por la escuela de Antístenes, 243
IV. De la sustancia material. De las causas, 246
V. De los contrarios. Cuestiones diversas, 247
VI. Causas de la forma sustancial, 248

Libro noveno [ Θ · 1045b-1052a ]

I. De la potencia y de la privación, 251
II. Potencias irracionales; potencias racionales, 253
III. Refutación de los principios de la escuela de Megara, en virtud de los cuales no hay potencia sino cuando hay acto, y sólo entonces, 254
IV. Una cosa posible ¿es susceptible de no existir jamás, ni en lo presente, ni lo porvenir?, 256
V. Condiciones de la acción de la potencia, 257
VI. Naturaleza y cualidad de la potencia, 258
VII. En qué caso hay y en qué caso no hay potencia, 260
VIII. El acto es anterior a la potencia y a todo principio de cambio, 262
IX. La actualidad del bien es superior a la potencia del bien; lo contrario sucede respecto del mal. Mediante la reducción al acto se ponen en claro las propiedades de los seres, 267
X. De lo verdadero y de lo falso, 268

Libro décimo [ Ι · 1052a-1059a ]

I. De la unidad, de su esencia, 271
II. La unidad tiene en cada género una naturaleza particular; la unidad no constituye por sí sola la naturaleza de ningún ser, 276
III. De los diversos modos de oposición entre la unidad y la multitud. Heterogeneidad, diferencia, 278
IV. De la contrariedad, 280
V. Oposición de lo igual con lo grande y lo pequeño, 283
VI. Dificultad relativa a la oposición de la unidad con la multitud, 285
VII. Es preciso que los intermedios entre los contrarios sean de la misma naturaleza que los contrarios, 287
VIII. Los seres diferentes de especie pertenecen al mismo género, 289
IX. En qué consiste la diferencia de especie, 290
X. Diferencia entre lo perecedero y lo imperecedero, 292

Libro undécimo [ Κ · 1059a-1069a ]

I. Dificultades relativas a la Filosofía, 295
II. Otras dificultades, 298
III. Una ciencia única puede abrazar un gran número de objetos y de especies diferentes, 300
IV. La indagación de los principios de los seres matemáticos corresponde a la Filosofía, 303
V. Es imposible que una misma cosa sea y no sea al mismo tiempo, 303
VI. De la opinión de Protágoras, según la que el hombre es la medida de todas las cosas. De los contrarios y de los opuestos, 305
VII. La Física es una ciencia teórica, así como la Ciencia matemática y la Teología, 308
VIII. Del ser accidental, 310
IX. El movimiento es la actualidad de lo posible en tanto que posible, 313
X. Un cuerpo no puede ser infinito, 315
XI. Del cambio, 319
XII. Del movimiento, 321

Libro duodécimo [ Λ · 1069a-1076a ]

I. De la esencia, 325
II. De la esencia susceptible de cambio y del cambio, 326
III. Ni la materia ni la forma devienen, 328
IV. De las causas de los principios y de los elementos, 329
V. De los principios de los seres sensibles, 331
VI. Es preciso que exista una esencia eterna, causa primera de todas las cosas, 333
VII. Del primer motor. De Dios, 336
VIII. De los astros y de los movimientos del cielo. Tradiciones de la más remota antigüedad tocante a los dioses, 339
IX. De la inteligencia suprema, 344
X. Cómo el Universo encierra el soberano bien, 346

Libro décimotercio [ Μ · 1076a-1087a ]

I. ¿Hay o no seres matemáticos?, 349
II. ¿Son idénticos a los seres sensibles, o están separados de ellos?, 350
III. Su modo de existencia, 354
IV. No hay ideas en el sentido en que lo entiende Platón, 357
V. Las ideas son inútiles, 360
VI. Doctrina de los números, 361
VII. ¿Las unidades son o no compatibles entre sí? Y si son compatibles, ¿cómo?, 364
VIII. Diferencia entre el número y la unidad, 368
IX. El número y las magnitudes no pueden tener una existencia independiente, 374
X. Dificultades tocante a las ideas, 378

Libro décimocuarto [ Ν · 1087a-1093b ]

I. Ningún contrario puede ser el principio de las cosas, 381
II. Los seres eternos no se componen de elementos, 384
III. Refutación de la doctrina de los números, 389
IV. Continuación del mismo asunto, 392
V. El número no es la causa de las cosas, 394
VI. Diversas objeciones contra la doctrina de los números y la de las ideas, 396





No hay comentarios:

Publicar un comentario