BLOGELEUSIS: FILOSOFÍA, y más allá...


Según Walter Burkert, los antiguos misterios "eran rituales de iniciación de carácter voluntario, personal y secreto que aspiraban a un cambio de mentalidad mediante la experiencia de lo sagrado." (Cultos mistéricos antiguos)

Con los decretos imperiales de 391/392, que prohibieron todos los cultos paganos, y con la destrucción de los santuarios por los godos al mando de Alarico en 394, los misterios súbitamente desaparecieron...

¿Desaparecieron? ¿O dejaron de ser algo meramente exterior, para madurar y convertirse en lo que siempre pretendieron ser: una experiencia interior, dirigida a enriquecer al sujeto, y al margen de cualquier formalismo abstracto, vacío?

Este blog -creado precisamente en Madrid, la ciudad situada en el centro, y presidida por la estatua de Cibeles, la Gran Madre- pretende recoger el espíritu de esos misterios, sean los de Eleusis, Dionisos, Méter, Isis o Mitra, y combinarlos con el saber filosófico, para estimular el avance espiritual de aquellos que quieran participar en su creación.

Igual que en las iniciaciones del pasado, habrá en él dos niveles: el preparatorio, en el que se incluirán materiales destinados a los estudiantes de Secundaria y Bachillerato, que acaban de iniciarse en el camino del conocimiento; y el especializado, en el que el autor incluirá temas filosóficos de nivel superior, o situados en los márgenes del pensamiento filosófico "oficial". También se incluirán referencias a sus publicaciones, a fin de que puedan ser localizadas, comentadas, y desde luego criticadas, por aquellos que se encuentren interesados por los problemas a los que dichas publicaciones se refieren.


En estos tiempos que corren, oscilantes entre el dogmatismo fanático de las religiones oficiales y el más burdo de los materialismos, los defensores del auténtico progreso espiritual no pueden desesperar, ni ceder un ápice de terreno. Hoy, como siempre, este ha de ser nuestro lema:

"Fortes viri adversa fortuna probabuntur"

sábado, 22 de enero de 2011

2º de Bachillerato: Tomás de Aquino y sus reglas para estudiar con provecho

   ¿Cómo estudiar con provecho? Aunque sobre este asunto no existen recetas universales, podrían resultarnos útiles los dieciséis consejos que le dio Tomás de Aquino (quien, sin duda, debía saber algo sobre el tema) a su discípulo, fray Juan, a través de la siguiente carta:

   "Me has preguntado, Juan querido en Cristo, cómo te conviene estudiar para adquirir el tesoro de la ciencia. He aquí el consejo que te doy al respecto:
   1. Entra al océano por los pequeños arroyos, no de una vez, porque conviene ir de lo más fácil a lo más difícil.
   2. Éste es mi consejo y tu instrucción. Te aconsejo que seas de poco hablar y que vayas poco al locutorio.
   3. Cuida la pureza de conciencia.
   4. No ceses en la oración.
   5. Frecuenta tu celda con amor, si quieres ser introducido en la bodega del vino de la sabiduría.
   6. Sé amable para con todos.
   7. No te ocupes en averiguar lo que otros hacen.
   8. No tengas familiaridad con nadie, porque la excesiva familiaridad engendra desprecio y distrae del estudio.
   9. No te entrometas en los asuntos y conversaciones mundanos.
   10. Sobre todo, huye de correr de un lado para otro.
   11. Imita la conducta de los santos y hombres de bien.
   12. No te fijes en quien habla, mas todo lo que oigas de bueno, consérvalo en tu memoria.
   13. Trata de comprender lo que lees y oyes.
   14. No dejes dudas sin resolver.
   15. Acumula todo lo que puedas en el armario de la mente, como quien desea llenar el vaso.
   16. No busques lo que te sobrepasa.
   Siguiendo estas huellas, producirás durante toda tu vida flores y frutos útiles e la viña del Señor de los ejércitos. Si sigues estos consejos, podrás alcanzar lo que deseas. Adiós."

    Aunque algunos consejos resultan un poco alejados de la mentalidad del alumnado actual, muy diferente a la de un joven monje del siglo XIII, ¿no es cierto que otros, en cambio, pueden ayudar a cualquier estudiante de nuestros días? En cualquier caso, son los jóvenes que se enfrentan a los duros exámenes quienes han de decidirlo. Quizás, a pesar del transcurso de los siglos, en este campo muy poco ha cambiado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario