BLOGELEUSIS: FILOSOFÍA, y más allá...


Según Walter Burkert, los antiguos misterios "eran rituales de iniciación de carácter voluntario, personal y secreto que aspiraban a un cambio de mentalidad mediante la experiencia de lo sagrado." (Cultos mistéricos antiguos)

Con los decretos imperiales de 391/392, que prohibieron todos los cultos paganos, y con la destrucción de los santuarios por los godos al mando de Alarico en 394, los misterios súbitamente desaparecieron...

¿Desaparecieron? ¿O dejaron de ser algo meramente exterior, para madurar y convertirse en lo que siempre pretendieron ser: una experiencia interior, dirigida a enriquecer al sujeto, y al margen de cualquier formalismo abstracto, vacío?

Este blog -creado precisamente en Madrid, la ciudad situada en el centro, y presidida por la estatua de Cibeles, la Gran Madre- pretende recoger el espíritu de esos misterios, sean los de Eleusis, Dionisos, Méter, Isis o Mitra, y combinarlos con el saber filosófico, para estimular el avance espiritual de aquellos que quieran participar en su creación.

Igual que en las iniciaciones del pasado, habrá en él dos niveles: el preparatorio, en el que se incluirán materiales destinados a los estudiantes de Secundaria y Bachillerato, que acaban de iniciarse en el camino del conocimiento; y el especializado, en el que el autor incluirá temas filosóficos de nivel superior, o situados en los márgenes del pensamiento filosófico "oficial". También se incluirán referencias a sus publicaciones, a fin de que puedan ser localizadas, comentadas, y desde luego criticadas, por aquellos que se encuentren interesados por los problemas a los que dichas publicaciones se refieren.


En estos tiempos que corren, oscilantes entre el dogmatismo fanático de las religiones oficiales y el más burdo de los materialismos, los defensores del auténtico progreso espiritual no pueden desesperar, ni ceder un ápice de terreno. Hoy, como siempre, este ha de ser nuestro lema:

"Fortes viri adversa fortuna probabuntur"

miércoles, 11 de abril de 2012

1º de Bachillerato: Krause y la Institución Libre de Enseñanza



   Karl Christian Friedrich Krause  (1781-1832), autor y filósofo alemán, es principalmente conocido por ser el creador del  panenteísmo. Da nombre al krausismo, doctrina acuñada en España, que tanta importancia tuvo en este país y en Hispanoamérica en el siglo XIX.
   Hijo de un ministro protestante, ingresó en la Universidad de Jena, donde asistió a las clases de Fichte y Schelling, de los que se proclamó discípulo siguiendo el proyecto idealista por éstos diseñado. Fue docente privado en las Universidades de Jena, Berlín y, finalmente, en la de Gotinga, sin lograr nunca una cátedra, a causa de su carácter difícil, con grave perjuicio para su numerosa familia. En 1817 realizó un viaje por Alemania y Francia y estuvo asimismo en Italia. En 1830 su posición política le valió un proceso ante el tribunal de Gotinga.
   Sus obras fundamentales son las Vorlesungen über das System der Philosophie (1828), que contienen la metafísica, y el Urbild der Menschheit (1811), además de una serie de importantes escritos masónicos.
La idea por la que es más conocido es la del panenteísmo, consistente en una metáfísica que pretende sintetizar la inmanencia y trascendencia de Dios sobre el mundo.
   En teoría social destaca por defender la autonomía de las distintas esferas de lo humano, como la ciencia y la educación, y fue pionero en reivindicar la igualdad de derechos entre el hombre y la mujer, los derechos de los niños así como los derechos de la naturaleza, esto es, el ecologismo. Según este panenteísmo, Dios acaba por reabsorber los "tres términos del mundo", o sea, la naturaleza, el espíritu y la humanidad, que unifica en un todo orgánico. Su  filosofía de la historia culmina asimismo en un retorno del género humano a Dios, el Ser Supremo, meta última de todo progreso.
   El filósofo dejó muchas obras inéditas, que sólo en parte han visto la luz: Proyecto de un sistema de filosofía, La idea de la humanidad (que le valió el citado proceso), Sistema de ética y Lecciones acerca de las verdades fundamentales de la ciencia.
   Fundó una ciencia que llamó biótica general que se ocupaba del estudio de la realización humana, a través del arraigo natural (Grundselbwesen) en las personas morales: familia, la vecindad, la tribu etc. Tales personas morales han pasado como el hombre, por una infancia, juventud y madurez. De manera creciente, irán surgiendo personas morales que abarquen, cada vez a más seres humanos, viviendo en armonía, hasta comprender a toda la humanidad. Sorprendentemente, afirmaba que no estaban exentas de la busca de paz universal, las “humanidades de otros mundos” y la conciencia religiosa.
Ejerció una gran influencia en el mundo hispanohablante, tanto en España como en Hispanoamérica, a través de la divulgación de sus doctrinas que en la primera hizo Julián Sanz del Río y la aplicación que hicieron de ellas los denominados krausistas, encabezados por Nicolás Salmerón, y Francisco Giner de los Rios, quien las utilizó en la muy prestigiosa y renovadora  Institución Libre de Enseñanza.

Por lo que se refiere a las relaciones entre Krause y la masonería, puede consultarse el artículo de Enrique M. Ureña: Los tres documentos más antiguos de la hermandad masónica, junto con este breve texto en el que el filósofo alemán define los objetivos de dicha sociedad secreta, a la que pertenecía:

¿Qué es la Masonería?
(Karl Friedrich Chistian Krause)
La Masonería es una Asociación Universal, Científica, Filosófica, Progresiva,
Progresista, Civilizadora y Filantrópica; es una concepción del hombre que requiere la
búsqueda de finalidades éticas, orientadas por la trascendencia y según modalidades
iniciáticas.
Está integrada por hombres honrados, libres e independientes, observadores de
las leyes de su país o del país en que se encuentren.
Unidos en familia por los vínculos de la Fraternidad y Solidaridad, resultantes de
los principios de amor a la Humanidad y a la Verdad.
Están regidos por los principios, doctrinas y reglas de la masonería Universal
esparcida por todo el mundo, y que no son del patrimonio ni del dominio absoluto de
ninguna logia, potencia masónica o asociación de potencias masónicas particular, y
cuya verdadera naturaleza no se agota en ningún período histórico, mientras exista al
menos un hombre que comparta su doctrina.
La Masonería tiene como objetivo un ideal de sociedad, cuyo fundamento último
es aquello que une a todos los hombres por encima de sus diferencias y que a la vez
permite el desarrollo pleno de las especificidades de cada individuo, al armonizarlas
orgánicamente dentro del individuo o totalidad superior que es la Humanidad entera.
En este sentido es la única institución histórica que tiene como finalidad y razón
de ser el cultivo en el hombre de su pura y completa humanidad.
Sus objetivos no pueden ser alcanzados sin un profundo conocimiento del
hombre en las diversas y concretas manifestaciones.
La Masonería reconoce el derecho de los pueblos a ser libres y gobernados
democráticamente, y proclama la inviolabilidad del Derecho Humano en todas sus
manifestaciones.
La Masonería es, por tanto, el arte de educar pura y polifacéticamente al hombre
en cuanto hombre y a la humanidad en cuanto humanidad, es decir el arte de despertar,
dirigir y formar plenamente su vida. El arte de alcanzar todo aquello a lo que el hombre
está llamado. Y es a la vez la totalidad de todos los conocimientos y artes que
pertenecen necesariamente a esta tarea.

Y, para finalizar, un vídeo sobre la Institución Libre de Enseñanza:


No hay comentarios:

Publicar un comentario