BLOGELEUSIS: FILOSOFÍA, y más allá...


Según Walter Burkert, los antiguos misterios "eran rituales de iniciación de carácter voluntario, personal y secreto que aspiraban a un cambio de mentalidad mediante la experiencia de lo sagrado." (Cultos mistéricos antiguos)

Con los decretos imperiales de 391/392, que prohibieron todos los cultos paganos, y con la destrucción de los santuarios por los godos al mando de Alarico en 394, los misterios súbitamente desaparecieron...

¿Desaparecieron? ¿O dejaron de ser algo meramente exterior, para madurar y convertirse en lo que siempre pretendieron ser: una experiencia interior, dirigida a enriquecer al sujeto, y al margen de cualquier formalismo abstracto, vacío?

Este blog -creado precisamente en Madrid, la ciudad situada en el centro, y presidida por la estatua de Cibeles, la Gran Madre- pretende recoger el espíritu de esos misterios, sean los de Eleusis, Dionisos, Méter, Isis o Mitra, y combinarlos con el saber filosófico, para estimular el avance espiritual de aquellos que quieran participar en su creación.

Igual que en las iniciaciones del pasado, habrá en él dos niveles: el preparatorio, en el que se incluirán materiales destinados a los estudiantes de Secundaria y Bachillerato, que acaban de iniciarse en el camino del conocimiento; y el especializado, en el que el autor incluirá temas filosóficos de nivel superior, o situados en los márgenes del pensamiento filosófico "oficial". También se incluirán referencias a sus publicaciones, a fin de que puedan ser localizadas, comentadas, y desde luego criticadas, por aquellos que se encuentren interesados por los problemas a los que dichas publicaciones se refieren.


En estos tiempos que corren, oscilantes entre el dogmatismo fanático de las religiones oficiales y el más burdo de los materialismos, los defensores del auténtico progreso espiritual no pueden desesperar, ni ceder un ápice de terreno. Hoy, como siempre, este ha de ser nuestro lema:

"Fortes viri adversa fortuna probabuntur"

lunes, 27 de junio de 2011

1º de Bachillerato: Max Weber y las formas de dominación: tradicional, carismática y racional-legal

Max Weber, 1864-1920
Max Weber, en su libro Economía y sociedad (post. 1922), enfocaba el problema de la legitimidad del poder o de la dominación.
Según Max Weber, la legitimidad está relacionada con la obediencia y la autoridad, es decir, alguien asume la posición de mandar ,y otros presumen que deben de obedecer. Considera que en la sociedad, pueden darse tres formas de legitimidad: la tradicional, la carismática y la legal.
   Para Weber, la legitimidad tradicional se basa en las costumbres y las creencias tradicionales que han existido desde tiempos anteriores. Ella establece una autoridad tradicional, como sucede, por ejemplo, en las monarquías.
   La legitimidad carismática se basa en la opinión de que la persona que asume la posición de mandar tiene alguna cualidad o cualidades que lo hacen diferente a los demás, como un héroe; por lo tanto, lo que ella cree o hace es muy respetado por aquellos que respetan su poder (así sucede en el caso de sociedades asentadas bajo el liderazgo de algún líder religioso.
   Finalmente, la legitimidad racional-legal se basa en leyes, principios y procedimientos previamente establecidos, y aceptados por todos (es propia de la democracia representativa).


Dominación tradicional

   Este tipo de dominación es heredada del pasado, y la ejercen personas señaladas por tradición para ejercer autoridad. Es otorgada a ciertas personas por su linaje, por parte de esclavos, funcionarios domésticos, clientes, colonos, libertos... El señor o soberano es obedecido por tradición, pero tiene que tener legitimidad en una de las dos siguientes formas: fuerza de la tradición que señala el orden del contenido, o por el arbitrio libre del señor, al cual la tradición dispone.

Dominación Carismática

   Weber define el carisma como "la cualidad, que pasa por extraordinaria (condicionada mágicamente en su origen, lo mismo si se trata de profetas que de hechiceros, árbitros, jefes de cacería o caudillos militares), de una personalidad, por cuya virtud se la considera en posesión de fuerzas sobrenaturales o sobrehumanas –o por lo menos específicamente extracotidiana y no asequibles a cualquier otro-, o como enviados del dios, o como ejemplar y, en consecuencia, como jefe, caudillo, guía o líder."  El carisma es, por tanto, un don que posee, por elección divina, una personalidad específica (héroe, profeta, salvador), de manera que esa persona es identificada como “el elegido”  para dominar como líder social.   
   El valor del carisma como modo de dominación es dependiente de la importancia que los dominados le otorgan al atributo de este líder. Por tal razón es necesario que el líder carismático reafirme sus cualidades carismáticas para poder ser reconocido por los dominados. Pues este reconocimiento, según Max Weber, exige, desde el punto de vista psicológico “una entrega plenamente personal y llena de fe surgida del entusiasmo." Por otra parte, si el líder carismático perdiese de alguna forma sus cualidades "sobrehumanas" o ya no fuese respaldado por quien se las otorgó. su dominio perdería prestigio y caería, pues ya no sobresaldría sobre sus subordinados, y éstos no le obedecerían; perdería, en suma, "el sentido genuinamente carismático del imperio "por la gracia de Dios”
   La organización y unificación del dominio carismático depende de llevar a cabo una determinada misión, promovida por el líder carismático, bajo inspiración divina.

Dominación Legal-Racional
   La dominación legal- racional existe cuando se establecen unos derechos de modo racional, los cuales deben ser respetados por todos: la persona o personas que representan la autoridad y los miembros de la sociedad. La persona que ejerce la autoridad tiene que obedecer al orden impersonal usado para establecer sus disposiciones, y esto le da el derecho de dominar, así su gobierno es impersonal ya que no sigue su propia lógica. Las personas, como miembros de la sociedad, obedecen “al derecho”, es decir, un conjunto de leyes abstractas, reconocidas como vigentes por acuerdo entre los miembros del grupo.
   La dominación racional-legal se ejerce, según Weber por medio de un cuadro administrativo burocrático, propio de los Estados modernos. con su cuadro de funcionarios, jerárquicamente organizado.
   Como complemento, puede verse el siguiente video, alusivo a la biografía y la obra del sociólogo germano.


No hay comentarios:

Publicar un comentario