BLOGELEUSIS: FILOSOFÍA, y más allá...


Según Walter Burkert, los antiguos misterios "eran rituales de iniciación de carácter voluntario, personal y secreto que aspiraban a un cambio de mentalidad mediante la experiencia de lo sagrado." (Cultos mistéricos antiguos)

Con los decretos imperiales de 391/392, que prohibieron todos los cultos paganos, y con la destrucción de los santuarios por los godos al mando de Alarico en 394, los misterios súbitamente desaparecieron...

¿Desaparecieron? ¿O dejaron de ser algo meramente exterior, para madurar y convertirse en lo que siempre pretendieron ser: una experiencia interior, dirigida a enriquecer al sujeto, y al margen de cualquier formalismo abstracto, vacío?

Este blog -creado precisamente en Madrid, la ciudad situada en el centro, y presidida por la estatua de Cibeles, la Gran Madre- pretende recoger el espíritu de esos misterios, sean los de Eleusis, Dionisos, Méter, Isis o Mitra, y combinarlos con el saber filosófico, para estimular el avance espiritual de aquellos que quieran participar en su creación.

Igual que en las iniciaciones del pasado, habrá en él dos niveles: el preparatorio, en el que se incluirán materiales destinados a los estudiantes de Secundaria y Bachillerato, que acaban de iniciarse en el camino del conocimiento; y el especializado, en el que el autor incluirá temas filosóficos de nivel superior, o situados en los márgenes del pensamiento filosófico "oficial". También se incluirán referencias a sus publicaciones, a fin de que puedan ser localizadas, comentadas, y desde luego criticadas, por aquellos que se encuentren interesados por los problemas a los que dichas publicaciones se refieren.


En estos tiempos que corren, oscilantes entre el dogmatismo fanático de las religiones oficiales y el más burdo de los materialismos, los defensores del auténtico progreso espiritual no pueden desesperar, ni ceder un ápice de terreno. Hoy, como siempre, este ha de ser nuestro lema:

"Fortes viri adversa fortuna probabuntur"

martes, 18 de febrero de 2014

1º de Bachillerato: El supuesto poder cognoscitivo del "tercer ojo", según Lobsang Rampa


   

   El término "tercer ojo", característico del pensamiento filosófico oriental, está indisolublemente conectado con el mítico escritor Lobsang Rampa (seudónimo literario de Cyril Henry Hoskin [Plympton, Inglaterra, 8 de abril de 1910 – Calgary, Canadá, 25 de enero de 1981], autor de varios libros sobre temas diversos como religión, ocultismo, el aura, la vida en el Tíbet, o algunos fenómenos paranormales. 
   Lobsang Rampa fue un autor muy polémico debido a lo que escribió y declaró en sus primeros tres libros, El tercer ojo (1956), El médico de Lhasa (1959), y El cordón de plata (1960). En ellos cuenta su presunta autobiografía, narrando cómo fue educado para ser un monje-médico en el Monasterio de Chakpori, alcanzando el título de Lama y posteriormente de Abad de su orden. El relato continúa describiendo su viaje a China antes de la invasión del Tíbet por el ejército popular de China en 1950. Allí estudió medicina y aprendió a pilotar aviones. Tras ser capturado por los japoneses, escapó, supuestamente, durante el bombardeo atómico de Hiroshima, y viajó por Rusia, Francia y Estados Unidos.
   En El tercer ojo Rampa nos relata sus experiencias en un monasterio tibetano, donde fue enviado al cumplir 7 años. El título del libro está tomado de una operación en la cual un "tercer ojo" es abierto en la frente de Rampa, dándole el poder de la visión del "aura". Seguidamente, Rampa describe su educación como monje tibetano, detallando su viaje al mítico Shambhala, en el curso del cual ve al mismísimo yeti, y encuentra un cuerpo que reconoce como el suyo, aunque perteneciente a una de sus reencarnaciones anteriores. Finalmente, en una extraña ceremonia inciática, aprende que durante su temprana historia el planeta Tierra fue golpeado por otro planeta, lo que provocó la creación de la cordillera del Tíbet.
   El explorador y tibetologista Heinrich Harrer no se hallaba convencido sobre el origen del libro y contrató a un investigador privado de Liverpool, llamado Clifford Burgess, para investigar a Rampa. Los hallazgos de la investigación de Burgess fueron publicados en el diario Daily Mail en febrero de 1958. El autor del libro era, como dijimos al principio, Cyril Henry Hoskin, que había nacido en Plympton, Devon en 1910 y era el hijo de un fontanero. Hoskin nunca había estado en el Tíbet y no hablaba tibetano. En 1948, había cambiado legalmente su nombre al de Carl Kuon Suo antes de adoptar el nombre de Lobsang Rampa.
   Una vez descubierto, Rampa no negó ser Cyril Hoskin, pero declaró que su cuerpo se hallaba ahora ocupado por el espíritu del monje Lobsang Rampa. Así, cualquiera adquiere el ojo visionario. 
  En sus siguientes libros Lobsang Rampa continuó mezclando religión, clarividencia, fenómenos paranormales y ocultismo, aunque ninguno alcanzó el mismo éxito que El tercer ojo. Las continuas denuncias por falsario le impulsaron a trasladarse primero a Irlanda, luego a Montevideo, y finalmente a Canadá, donde murió en Calgary, a la edad de 70 años.
   En el siguiente enlace podéis encontrar El tercer ojo, cuya lectura puede introducirnos, aunque de forma un tanto estrambótica y manipulada, en los secretos del pensamiento oriental.

No hay comentarios:

Publicar un comentario