BLOGELEUSIS: FILOSOFÍA, y más allá...


Según Walter Burkert, los antiguos misterios "eran rituales de iniciación de carácter voluntario, personal y secreto que aspiraban a un cambio de mentalidad mediante la experiencia de lo sagrado." (Cultos mistéricos antiguos)

Con los decretos imperiales de 391/392, que prohibieron todos los cultos paganos, y con la destrucción de los santuarios por los godos al mando de Alarico en 394, los misterios súbitamente desaparecieron...

¿Desaparecieron? ¿O dejaron de ser algo meramente exterior, para madurar y convertirse en lo que siempre pretendieron ser: una experiencia interior, dirigida a enriquecer al sujeto, y al margen de cualquier formalismo abstracto, vacío?

Este blog -creado precisamente en Madrid, la ciudad situada en el centro, y presidida por la estatua de Cibeles, la Gran Madre- pretende recoger el espíritu de esos misterios, sean los de Eleusis, Dionisos, Méter, Isis o Mitra, y combinarlos con el saber filosófico, para estimular el avance espiritual de aquellos que quieran participar en su creación.

Igual que en las iniciaciones del pasado, habrá en él dos niveles: el preparatorio, en el que se incluirán materiales destinados a los estudiantes de Secundaria y Bachillerato, que acaban de iniciarse en el camino del conocimiento; y el especializado, en el que el autor incluirá temas filosóficos de nivel superior, o situados en los márgenes del pensamiento filosófico "oficial". También se incluirán referencias a sus publicaciones, a fin de que puedan ser localizadas, comentadas, y desde luego criticadas, por aquellos que se encuentren interesados por los problemas a los que dichas publicaciones se refieren.


En estos tiempos que corren, oscilantes entre el dogmatismo fanático de las religiones oficiales y el más burdo de los materialismos, los defensores del auténtico progreso espiritual no pueden desesperar, ni ceder un ápice de terreno. Hoy, como siempre, este ha de ser nuestro lema:

"Fortes viri adversa fortuna probabuntur"

jueves, 21 de noviembre de 2013

Perla filosófica para el Día Internacional de la Filosofía 2013: Necesidad de despertar



P. D. Ouspensky (1878-1947)


   Se me pasaba este jueves 21 de noviembre, sin haber introducido en el blog la "perla filosofica" correspondiente al Día Mundial de la Filosofía, que se celebra hoy.
   Precisamente, acabo de leer una breve e interesante fábula, transcrita P. D. Ouspensky en su increíble libro Fragmentos de una enseñanza desconocida, que pienso resulta aplicable a la situación que atravesamos en estos momentos, cuando parece que la unión de la publicidad y la tecnología han adormecido completamente a los seres humanos, haciéndoles incapaces de ver más allá de las pantallas de sus móviles y tabletas; ahí va:
   "Ante todo, hay que darse cuenta de que el sueño en el que el hombre existe no es un sueño normal sino hipnótico. El hombre está hipnotizado y ese estado de hipnosis se ve en él continuamente sustentado y fortalecido. Se creería que existen fuerzas para las que resulta útil y beneficioso mantener al hombre en ese estado hipnótico, que le impide ver la verdad y darse cuenta de su situación.
   Hay un cuento oriental que habla de un mago muy rico que poseía muchas ovejas. Pero, al mismo tiempo, este mago era muy tacaño: no quería contratar pastores, ni quería levantar una valla alrededor de los pastos donde sus ovejas pacían. Por lo tanto, las ovejas a menudo se internaban en el bosque, caían en barrancos, etc., y, sobre todo, se escapaban, pues sabían que el mago sólo quería su carne y su piel, y esto no les gustaba a las ovejas.Al fin el mago encontró el remedio. Hipnotizó a sus ovejas y les hizo creer, en primer lugar, que eran inmortales y que no recibirían ningún daño cuando fueran despellejadas; al contrario, que sería bueno para ellas e incluso agradable; en segundo lugar, les hizo creer que el mago era un buen amo, que amaba tanto su rebaño que estaba dispuesto a hacer cualqier cosa en el mundo por él; y, en tercer lugar, el mago hizo creer a su rebaño que si alguna cosa les fuera a suceder, no les sucedería entonces, y menos aún ese día, y por lo tanto no tenían necesidad de pensar en ello. Además, el mago convenció a su rebaño de que no eran ovejas; a algunas les hizo creer que eran leones, a otras que eran águilas, a otras que eran hombres y a otras que eran magos. 
   Después de lo cual, acabaron sus cuidados y preocupaciones por las ovejas. Jamás volvieron a escaparse sino que esperaban pacientemente la hora en que mago necesitase su carne y sus pieles.
   Este cuento es una buenísima ilustración de la situación en que se encuenta el hombre."
 (OUSPENSKY, P.D., Fragmentos de una enseñanza desconocida, RCR ediciones, Madrid, 1995, p. 237)
   ¿Certero, no? Despierta (Lo dice hasta Bunbury)

No hay comentarios:

Publicar un comentario