BLOGELEUSIS: FILOSOFÍA, y más allá...


Según Walter Burkert, los antiguos misterios "eran rituales de iniciación de carácter voluntario, personal y secreto que aspiraban a un cambio de mentalidad mediante la experiencia de lo sagrado." (Cultos mistéricos antiguos)

Con los decretos imperiales de 391/392, que prohibieron todos los cultos paganos, y con la destrucción de los santuarios por los godos al mando de Alarico en 394, los misterios súbitamente desaparecieron...

¿Desaparecieron? ¿O dejaron de ser algo meramente exterior, para madurar y convertirse en lo que siempre pretendieron ser: una experiencia interior, dirigida a enriquecer al sujeto, y al margen de cualquier formalismo abstracto, vacío?

Este blog -creado precisamente en Madrid, la ciudad situada en el centro, y presidida por la estatua de Cibeles, la Gran Madre- pretende recoger el espíritu de esos misterios, sean los de Eleusis, Dionisos, Méter, Isis o Mitra, y combinarlos con el saber filosófico, para estimular el avance espiritual de aquellos que quieran participar en su creación.

Igual que en las iniciaciones del pasado, habrá en él dos niveles: el preparatorio, en el que se incluirán materiales destinados a los estudiantes de Secundaria y Bachillerato, que acaban de iniciarse en el camino del conocimiento; y el especializado, en el que el autor incluirá temas filosóficos de nivel superior, o situados en los márgenes del pensamiento filosófico "oficial". También se incluirán referencias a sus publicaciones, a fin de que puedan ser localizadas, comentadas, y desde luego criticadas, por aquellos que se encuentren interesados por los problemas a los que dichas publicaciones se refieren.


En estos tiempos que corren, oscilantes entre el dogmatismo fanático de las religiones oficiales y el más burdo de los materialismos, los defensores del auténtico progreso espiritual no pueden desesperar, ni ceder un ápice de terreno. Hoy, como siempre, este ha de ser nuestro lema:

"Fortes viri adversa fortuna probabuntur"

viernes, 31 de mayo de 2013

La crisis dilucidada (y 17): Darío Salas Sommer y la Filosofía Operativa.




   

   Cabría calificar a Darío Salas Sommer (1935) como un hermetista moderno. Su sistema de pensamiento, al que denomina "Filosofía Operativa", tiene como principal objetivo desarrollar la consciencia, a fin de obtener, mediante el crecimiento interior, beneficios prácticos para la vida.
   La biografía de Darío Salas resulta muy sugerente: Desempeñó diversos oficios: albañil, camionero, conductor de transporte público y finalmente empresario. Él mismo asigna gran valor a estas actividades desempeñadas en su juventud, afirmando que el verdadero conocimiento se adquiere en la "universidad de la vida". Posteriormente, obtuvo el título de Máster en Filosofía y PhD por Columbus University.
   En 1965 publica su primer libro, titulado Los brujos hablan, bajo el pseudónimo literario de John Baines, el que emplearía luego en muchas de sus posteriores obras. En este libro se perfilan ya los temas fundamentales que abordaría en sus obras posteriores: la consciencia humana, la posibilidad de una evolución espiritual y llevar una vida en armonía con las Leyes de la Naturaleza.
   Su obra fue modificando paulatinamente su enfoque, de corte principalmente ocultista en sus primeros trabajos, como el citado Los brujos hablan y El Hombre Estelar, hacia un abordaje más ético-práctico, en libros como El Desarrollo del Mundo Interno, y Moral para el Siglo XXI, donde se muestra una forma diferente de percibir la Vida y de las posibilidades que tiene una persona para experimentar un mundo nuevo, correcto, justo, hermoso, aplicando reglas morales naturales, que debieran ser la norma para todo habitante de este planeta. La máxima planteada en todo el libro es la "Ley de Equivalencia Igualitaria", que es Ley en todo el Universo: "tanto das, tanto recibes"... "aquello que das, eso recibes" ... Dicha máxima es la base de una moral superior, centrada en la acción en armonía con la Naturaleza
   En 1970 fundó el Instituto Filosófico Hermético, institución consagrada al desarrollo de su Filosofía Operativa, y que se basa en los principios del hermetismo (a los que dedicamos otra entrada en este blog). Actualmente, el Instituto Filosófico cuenta con sedes en 12 ciudades distribuidas en 6 países, ubicándose su sede central en Santiago de Chile.
   La filosofía de Salas Sommer se basa en siete principios, y parte de la estructura básicamente mental del universo, estudiando la relación entre la mente humana y el mundo que la rodea. Se trata de una forma de conocimiento, que le permite al individuo conocerse más a sí mismo, y conocer más sobre la Vida, la Naturaleza y el Cosmos, con el objeto de elevar su consciencia, y encontrar un equilibrio físico-psíquico que le acerque cada vez más a una relativa perfección moral y espiritual.

   También ha creado la Fundación Bolivariana Latinoamericana, que tiene su sede en Caracas, cuyo objetivo es rescatar y difundir las ideas éticas del libertador Simón Bolívar. Asimismo, en Europa, la Academia Rusa de Ciencias y Artes ha nombrado a Darío Salas "Cónsul Científico Honorario" para Latinoamérica. La traducción al ruso de su obra Moral para el Siglo XXI es lectura recomendada a todos los integrantes de la Duma o Parlamento Ruso.
    Personalmente, pienso que, en otro contexto intelectual, diferente al contemporáneo, Darío Salas no habría pasado de ser un pensador de segunda fila; pero actualmente puede pasar por un intelectual muy meritorio, ya que sus reflexiones tnos recuerdan, al menos, aspectos muy importantes de la tradición filosófica y espiritual de Occidente. Solo esto hace que merezca la pena tener en cuenta sus aportaciones y hojear sus libros.
   Uno de ellos, Moneda cósmica, la suprema riqueza (2011), busca respuestas a la crisis actual, que Salas entiende, ante todo, como una crisis espiritual y de valores. Plantea en él como objetivo desarrollar una "conciencia superior" (que compara a la búsqueda de la piedra filosofal por parte de los antiguos alquimistas), capaz de superar el culto a la riqueza, al éxito y al consumismo practicados por el hombre contemporáneo, y sustituirlos por la acumulación de lo que llama "riqueza interior", es decir, un patrimonio espiritual e intelectual, que el hombre jamás puede perder. La exigencia que ha de cumplir el individuo para adquirir ese capital interno es "observar un elevado comportamiento ético y moral".
   Lograr dicho comportamiento no es inmediato, ni un consecuencia de un simple acto voluntarista: el individuo debe "entrenarse", por así decirlo, evolucionando en el plano humano, y controlando al máximo sus comportamientos, para superar la parte "reptiliana" de su cerebro, que es la causante del egoísmo y violencia dominantes en el mundo que habitamos.
   Para Darío Salas, existe hoy en día una auténtica "entropía de la información", que robotiza y adormece a los hombres, "calentándoles el cerebro", y sometiéndolos a una "jaula mental". Este chorro ininterrumpido de información hace que los hombres no piensen, sino que, como dice Salas, "sean pensados"; al estar sometidos a una intensa programación mental. Así, totalmente vulgarizados, pierden facultades para acceder a la "capacidad significativa" de la realidad, a su valor absoluto, moviéndose en un plano puramente superficial. Justo lo contrario de lo que nos ofrece Salas Sommer con su Filosofía operativa: despertar al plano superior de la consciencia universal, mediante la conexión con un universo multidimensiona (que se inspira en las teorías sobre un  universo con 12 dimensiones (6 materiales, y 6 "espirituales", es decir, sin masa, pura energía [lo que el físico Burkhard Heim llama el "mundo de las ideas" o energía primordial]), para cooperar con el orden armónico de la Naturaleza, desarrollando toda el poder y la la riqueza energética que se encierra dentro del espíritu humano.
   Tal "despertar" tiene lugar mediante un movimiento de ascenso en espiral hacia una realidad más profunda, que se ve impulsado por una "educación de la voluntad" y el fortalecimiento del yo (el auténtico "dinero" de orden superior y verdaderamente valioso), que permiten al sujeto querer de verdad ser mejor, y no limitarse únicamente a desearlo vagamente. Esta necesidad de cargar de "energía" la voluntad recuerda, en algún sentido, los planteamientos de Nietzsche, en torno a la voluntad de poder, aunque Salas Sommer los dota de un alto contenido espiritual, que no suele abundar en la filosofía del pensador tudesco; pues "poder", para él, significa, ante todo, capacidad para acceder a niveles superiores, cargados de energía, del ser mediante una intensa disciplina mental, que proporcionan al sujeto un altísimo nivel de vigilia mental, y le aproximan a una posible "inmortalidad energética". Su propuesta es, pues, tender hacia un "hombre superior" (o "más profundo", es decir, un hombre más consciente de sí mismo y de su sintonía con el los valores del cosmos), no crear el superhombre. No hay rastro -al menos yo no lo veo- de relativismo, ni de perspectivismo, ni tampoco de una transmutación de valores en Salas Sommer, al menos en el sentido en que entendía estos conceptos NIetzsche.
   En el siguiente vídeo, dedicado a la reciente inauguración del telescopio ALMA, situado en el desierto de Atacama, en Chile, aparece al final, muy de pasada, Darío Salas, explicándonos cómo la conexión entre macrocosmos y microcosmos, objetivo dentral de la filosofía hermética del pasado, pervive, de alguna manera, en las indagaciones que ha emprendido la Física cuántica y la Astrofísica contemporánea. El documental habría ganado, si le hubiesen dejado intervenir más tiempo; pero con lo poco que dice, es suficiente.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada