BLOGELEUSIS: FILOSOFÍA, y más allá...


Según Walter Burkert, los antiguos misterios "eran rituales de iniciación de carácter voluntario, personal y secreto que aspiraban a un cambio de mentalidad mediante la experiencia de lo sagrado." (Cultos mistéricos antiguos)

Con los decretos imperiales de 391/392, que prohibieron todos los cultos paganos, y con la destrucción de los santuarios por los godos al mando de Alarico en 394, los misterios súbitamente desaparecieron...

¿Desaparecieron? ¿O dejaron de ser algo meramente exterior, para madurar y convertirse en lo que siempre pretendieron ser: una experiencia interior, dirigida a enriquecer al sujeto, y al margen de cualquier formalismo abstracto, vacío?

Este blog -creado precisamente en Madrid, la ciudad situada en el centro, y presidida por la estatua de Cibeles, la Gran Madre- pretende recoger el espíritu de esos misterios, sean los de Eleusis, Dionisos, Méter, Isis o Mitra, y combinarlos con el saber filosófico, para estimular el avance espiritual de aquellos que quieran participar en su creación.

Igual que en las iniciaciones del pasado, habrá en él dos niveles: el preparatorio, en el que se incluirán materiales destinados a los estudiantes de Secundaria y Bachillerato, que acaban de iniciarse en el camino del conocimiento; y el especializado, en el que el autor incluirá temas filosóficos de nivel superior, o situados en los márgenes del pensamiento filosófico "oficial". También se incluirán referencias a sus publicaciones, a fin de que puedan ser localizadas, comentadas, y desde luego criticadas, por aquellos que se encuentren interesados por los problemas a los que dichas publicaciones se refieren.


En estos tiempos que corren, oscilantes entre el dogmatismo fanático de las religiones oficiales y el más burdo de los materialismos, los defensores del auténtico progreso espiritual no pueden desesperar, ni ceder un ápice de terreno. Hoy, como siempre, este ha de ser nuestro lema:

"Fortes viri adversa fortuna probabuntur"

jueves, 14 de febrero de 2013

Música y esclavitud mental


   Algunos nos preguntamos: ¿Qué ha sido de la gran música del pasado? Y no me estoy refiriendo a la llamada música "clásica", que parece ya irrecuperable (¿cabría pensar en la existencia de un compositor como Mozart o Beethoven hoy en día?), sino simplemente a la gran música pop y rock de, pongamos por caso, los años 70 a 80 del pasado siglo. La "música" actual da la impresión de haberse vendido por completo a la industria cultural denunciada por Adorno; es un reflejo perfecto de nuestra época: absolutamente igual a sí misma, plana, anodina: no existen diferencias entre las distintas composiciones. Solo mínimas variaciones hacen que parezca diferente. Es como esa moda, pretendidamente "desigual", pero que es siempre y en todas partes "igual", desesperadamente uniforme. 
   ¿Exagero? Pienso que no. Un famoso DJ alemán decidió hacer una mezcla de las más importantes canciones del momento, y de ella resultó una composición que  -¡sorpresa!- es exactamente igual a las partes que la constituyen, sin aportar absolutamente nada nuevo. Se trata de una especie de ritmo hipnótico, robotizado, dirigido a machacar los cerebros de las masas esclavizadas, con una secuencia de sonidos repetitiva y sumamente primitiva. No olvidemos que el ritmo es la parte más primigenia y ruda de la música, su fundamento, pero únicamente eso. Una música reducida a puro ritmo habría carecido de interés para la sofisticada mente del europeo de hace un siglo. Ahora, en cambio, no parecemos capaces de digerir otra cosa: comida basura, literatura basura, arte basura, cine basura... y música basura.
   Ahí va el "genial" tema elaborado por el DJ que he citado (en el que, claro está, no faltan las "sacerdotisas" de turno, moviéndose todas igual, con cuerpos igualmente esculturales, realizando iguales pasos de baile, etc.):Video-dj-aleman-demuestra-quetoda-musica-comercial-se-parece

En el videoclip aparecen canciones de:

Taio Cruz – Hangover
LMFAO – Party Rock Anthem
Adele – Rolling in the deep
David Guetta con Usher – Without you
David Guetta con Sia – Titanium
Snoop Dog – Sweat
Bruno Mars – Grenade
Avicii – Levels
Rihanna con Calvin Harris – We found Love
Jennifer Lopez – On the floor
Swedish House Mafia – Miami 2 Ibiza
Martin Solveig con Dragonette – Hello
Aura Dione – Geronimo
Sak Noel – Loca People
DJ Antoine – Welcome to St. Tropez
Britney Spears – Till the world ends
LMFAO – Sexy and I know it
Maroon 5 – Moves like Jagger
David Guetta con Flo Rida – Where dem Girls at
Jason Derulo – Don’t wanna go home
Enrique Iglesias – Tonight
Pitbull con Neyo – Give me everything (tonight)
Alexandra Stan – Mr. Saxobeat
Mono & Nikitaman – Dezibel
Black Eyed Peas – Just can’t get enough
Rihanna – S&M
Foster the People – Pumped up kicks
Coldplay – Paradise
Lady Gaga – Judas


...O eso dice el comentario de Youtube, porque a mi me parece que todas son la misma canción: una especie de tamborileo en homenaje a King Kong, que quizás resonó antaño en los nefandos cultos de Baal-Moloch, pero indigno de una persona realmente culta. Claro que lo que importa es que esta "música" sea lo más simplona posible, porque así llegará a la gran mayoría, compuesta de simples, y las ventas aumentarán. Pero la preguntilla que me viene a la mente es esta: ¿Y si en vez de caldear las mentes de la gente con esta bazofia las educaran con una música más elaborada? ¿Es la gente simple, y por eso hay que ofrecerles esta música (como creen los malvados que nos dirigen), o se les vuelve simples sometiéndoles día y noche a su influencia, mediante los medios de comunicación, para que desconozcan lo bueno y no exijan nada más? Me parece que tengo la respuesta.
   Por lo demás, este efecto "hipnótico" de la música no es exclusivo de sus producciones más comerciales. Muchos artistas viven de ejercer este efecto sobre sus fanatizados escuchantes, o los asistentes a sus conciertos, a fin de anular su capacidad crítica y manipular sus mentes... en su propio beneficio, claro. Un maestro en crear este efecto "hipnotizador", verdaderamente "vampírico", es el incombustible Miguel Bosé, que realmente parece capaz de sobrevivir, como el vizconde de Saint-Germain, a cualquier época. Fijaos, por ejemplo, en este tema, titulado Mirarte, que consigue hechizar a miles de jóvenes (y no tan jóvenes), mediante un ritmo obsesivo y una puesta en escena, en la que no falta el omnipresente "ojo que todo lo ve", así como una extraña estructura en forma de anillo, que sobrevuela el escenario atrayendo la atención del personal. Todo un experimento de desorientación mental de las masas. Resulta difícil, realmente, encontrar arrestos mentales para sobreponerse a su influencia:



   Para terminar, un artículo interesante sobre este problema: ¿No nos podemos sacar una melodía de la cabeza?

2 comentarios:

  1. Buenas tardes Manuel. Sólo quería escribir que me he sorprendido gratamente ver que hay, al menos, un artículo en Internet que hace una crítica de la música actual y no va directamente a machacar a la música electrónica. El caso es que coincido totalmente en que la industria musical de hoy está prostituida a sus consumidores, pero ¿es que ha habido algún momento en el que no, desde que el hacer música es una industria? Ni más ni menos, en los años 70 y 80 en los que te refieres, la música "dance" o "disco" es (en su concepto de música totalmente bailable y de ritmo hipnotizante) parecida a otros géneros de ahora como el "house" (que en realidad surgió en los 90). Aunque es verdad que ahora hay cosas mucho más simplonas musicalmente (para tontos), también hay otras cosas muy interesantes, tanto a nivel musical como a nivel sonoro (con todas las técnicas y métodos de mezcla y procesado de sonido).

    ResponderEliminar
  2. Hola Jorge. Es magnífico ver que tengo seguidores tan lúcidos como tú. Todo lo que dices es completamente cierto: aún me recuerdo huyendo como de la peste de la música disco de los 70-80... y de aquellas nefastas películas protagonizadas por John Travolta, de las que algunos amigos míos eran fanáticos seguidores (?). Pero, remontándonos más hacia atrás, podría decirse que los valses o las polkas del pasado eran la música discotequera de esos tiempos... Lo bueno siempre ha sido difícil y escaso. Y estoy seguro que actualmente habrá gente que esté realizando cosas interesantes... Pero me parece que, incluso así, se ha ido produciendo también una degradación en la propia música dirigida a las masas... Aunque quizás sea cosa de la edad, y ya me resulta imposible captar las excelencias de lo que se ofrece en las pistas actuales...
    ¡Gracias mil por tu comentario!

    ResponderEliminar