BLOGELEUSIS: FILOSOFÍA, y más allá...


Según Walter Burkert, los antiguos misterios "eran rituales de iniciación de carácter voluntario, personal y secreto que aspiraban a un cambio de mentalidad mediante la experiencia de lo sagrado." (Cultos mistéricos antiguos)

Con los decretos imperiales de 391/392, que prohibieron todos los cultos paganos, y con la destrucción de los santuarios por los godos al mando de Alarico en 394, los misterios súbitamente desaparecieron...

¿Desaparecieron? ¿O dejaron de ser algo meramente exterior, para madurar y convertirse en lo que siempre pretendieron ser: una experiencia interior, dirigida a enriquecer al sujeto, y al margen de cualquier formalismo abstracto, vacío?

Este blog -creado precisamente en Madrid, la ciudad situada en el centro, y presidida por la estatua de Cibeles, la Gran Madre- pretende recoger el espíritu de esos misterios, sean los de Eleusis, Dionisos, Méter, Isis o Mitra, y combinarlos con el saber filosófico, para estimular el avance espiritual de aquellos que quieran participar en su creación.

Igual que en las iniciaciones del pasado, habrá en él dos niveles: el preparatorio, en el que se incluirán materiales destinados a los estudiantes de Secundaria y Bachillerato, que acaban de iniciarse en el camino del conocimiento; y el especializado, en el que el autor incluirá temas filosóficos de nivel superior, o situados en los márgenes del pensamiento filosófico "oficial". También se incluirán referencias a sus publicaciones, a fin de que puedan ser localizadas, comentadas, y desde luego criticadas, por aquellos que se encuentren interesados por los problemas a los que dichas publicaciones se refieren.


En estos tiempos que corren, oscilantes entre el dogmatismo fanático de las religiones oficiales y el más burdo de los materialismos, los defensores del auténtico progreso espiritual no pueden desesperar, ni ceder un ápice de terreno. Hoy, como siempre, este ha de ser nuestro lema:

"Fortes viri adversa fortuna probabuntur"

jueves, 10 de enero de 2013

La crisis dilucidada (y 14): Indefensión aprendida


   



   Una cosa que sorprende de la actual crisis es por qué las poblaciones, absolutamente devastadas económica, social y sobre todo moralmente, a pesar de ser saqueadas y vapuleadas por los así llamados "Mercados", y los gobiernos tiránicos que aplican de forma inmisericorde sus exigencias, permanecen prácticamente pasivas, sin reaccionar (pues parece claro que una reacción masiva de la población haría recapacitar a los políticos). 
Algunos encuentran la explicación de este extraño comportamiento en lo que en psicología se denomina "indefensión aprendida", conducta -o, más bien, ausencia de conducta- analizada por Martin Seligman, que aparece cuando un ser humano, o un animal, permanecen pasivos, sin responder ante las agresiones, incapaces de aprovechar incluso las oportunidades que existen para ayudarse a sí mismos, y evitar las circunstancias que les oprimen.
   Se trata de una manera de comportarse psicológicamente vinculada a la depresión, que aparece cuando el sujeto, haga lo que haga, nunca recibe refuerzo, ni recompensa alguna, sino siempre castigos (aplicados, además, de forma brutal, imprevisible e ilógica), o bien comprueba que sus expectativas se ven reiteradamente frustradas. Cuando esto sucede, el sujeto termina por abandonar, y comienza a mostrarse apático, soportando el chaparrón de desgracias que caen sobre él sin inmutarse.
   La verdad es que esto es, precisamente, lo que parece estar sucediendo actualmente: los ciudadanos, sobre todo los jóvenes, por bien preparados que estén, no encuentran trabajo; o muchos de ellos, si tienen la suerte de tener un empleo, y pagan sus impuestos honradamente, ven que no mejora un ápice su situación, sino que siempre empeora; de donde concluyen que TODO DA IGUAL, pues existe ahí fuera un poder despótico y omnipresente: el MERCADO, que ha decretado, de manera inexplicable e inapelable, que NO SE PUEDE HACER NADA, y que hay que resignarse, porque ESTO ES LO QUE HAY". De manera que el sujeto acaba por encontrarse tan deprimido y abatido, que ni se plantea la posibilidad de que las cosas podrían ser de otra manera, y que, a lo mejor, depende de él salir de la prisión mental en la que le han metido.
   Este mecanismo fue empleado con gran eficacia por los nazis en el pasado, y en general por todos aquellos sistemas que tratan de someter a la población por el miedo. ¿Cómo es posible, entonces, que lo estén aplicando sistemas que se llaman a sí mismos "democráticos"? ¿O es que, como van diciendo algunos por ahí, "lo llaman democracia y no lo es"? Pero, si no es una democracia, ¿qué es? ¿Acaso una dictadura encubierta? Mejor no seguir por este camino, no sea que los MERCADOS se den cuenta de que estamos pensando demasiado; pero, si alguien quiere seguirlo, puede leer este interesante artículo, que le aclarará muchas cosas: Indefensión aprendida y consumismo.
   Para concluir, ahí tenéis un par de breves documentales, que exponen con claridad meridiana el procedimiento para inducir la indefensión aprendida. Si lo conocemos, quizás podremos quitarnos la depresión y el miedo de encima, y empezar, si no a actuar, sí al menos a pensar por nosotros mismos:


No hay comentarios:

Publicar un comentario