BLOGELEUSIS: FILOSOFÍA, y más allá...


Según Walter Burkert, los antiguos misterios "eran rituales de iniciación de carácter voluntario, personal y secreto que aspiraban a un cambio de mentalidad mediante la experiencia de lo sagrado." (Cultos mistéricos antiguos)

Con los decretos imperiales de 391/392, que prohibieron todos los cultos paganos, y con la destrucción de los santuarios por los godos al mando de Alarico en 394, los misterios súbitamente desaparecieron...

¿Desaparecieron? ¿O dejaron de ser algo meramente exterior, para madurar y convertirse en lo que siempre pretendieron ser: una experiencia interior, dirigida a enriquecer al sujeto, y al margen de cualquier formalismo abstracto, vacío?

Este blog -creado precisamente en Madrid, la ciudad situada en el centro, y presidida por la estatua de Cibeles, la Gran Madre- pretende recoger el espíritu de esos misterios, sean los de Eleusis, Dionisos, Méter, Isis o Mitra, y combinarlos con el saber filosófico, para estimular el avance espiritual de aquellos que quieran participar en su creación.

Igual que en las iniciaciones del pasado, habrá en él dos niveles: el preparatorio, en el que se incluirán materiales destinados a los estudiantes de Secundaria y Bachillerato, que acaban de iniciarse en el camino del conocimiento; y el especializado, en el que el autor incluirá temas filosóficos de nivel superior, o situados en los márgenes del pensamiento filosófico "oficial". También se incluirán referencias a sus publicaciones, a fin de que puedan ser localizadas, comentadas, y desde luego criticadas, por aquellos que se encuentren interesados por los problemas a los que dichas publicaciones se refieren.


En estos tiempos que corren, oscilantes entre el dogmatismo fanático de las religiones oficiales y el más burdo de los materialismos, los defensores del auténtico progreso espiritual no pueden desesperar, ni ceder un ápice de terreno. Hoy, como siempre, este ha de ser nuestro lema:

"Fortes viri adversa fortuna probabuntur"

martes, 8 de enero de 2013

Música iniciática: El Nacimiento de Osiris de Jean-Philippe Rameau


   En 1754, Jean-Philippe Rameau estrenaba el ballet alegórico La Naissance d’Osiris, compuesto para conmemorar el nacimiento del futuro rey de Francia, Luis XVI. En él se glosa una narración mitológica egipcia, según la cual una mujer de Tebas, llamada Pamilia, al salir del templo de Júpiter-Serapis, escuchó una voz que le anunciaba el nacimiento de un gran príncipe, que sería uno de los máximos benefactores de la humanidad: Osiris.
   Este evento dio lugar a la institución de la fiesta Pamilia, que se celebraba por todo Egipto con cantos y danzas alegres y jubilosas, pues el pueblo esperaba la llegada del mencionado salvador, para ser gobernado con sabiduría y amor. En el ballet, Júpiter aparece descendiendo desde su gloria, con el Amor y las Gracias a su pies, ante unos pastores, anunciándoles el futuro reinado del ambas deidades por toda la tierra, gracias al gobierno de Osiris.
   Atrevámonos a especular: ¿No recuerda todo esto, casi punto por punto, a la historia de Jesucristo (Osiris), anunciado a una mujer (Pamilia: María), como el héroe-salvador de la humanidad a través del amor que Dios (Júpiter) anuncia a todos los hombres, por medio de unos simples pastores? ¿No probaría todo ello, una vez más, el carácter esotérico-iniciático del arquetipo del Cristo, y el origen parcialmente egipcio de su culto (motivo por el que fue visceralmente rechazado por los judíos, al percibir en dicho arquetipo un blasfemo “tufo” egipcio, que les recordaba su período de esclavitud en Egipto)?
   Regresando al ballet, no deja de resultar interesante, asimismo, que unos años después de su estreno, Luis XVI -que había sido comparado, como hemos dicho, con Osiris-, fuese guillotinado (desmembrado), como lo fue el dios egipcio, por su malvado hermano Seth: ¿Cómo pudieron adivinar Rameau y Cahusac (autor del libreto) lo que iba suceder muchos años después, en 1793? ¿Podría sugerir todo esto una hipotética "conspiración" dirigida a acabar con la monarquía (parecida a la que aparece en las Memorias de un médico de A. Dumas), cuyo fin ellos sí podían anticipar, quizás por pertenecer a alguna organización secreta y esotérica? ¿O se trató simplemente de otra de esas "casualidades" que tanto abundan en la historia?
   Pero hemos dejado volar demasiado nuestra imaginación. Vamos a sosegarnos un poco, escuchando lo que realmente importa; en este caso, la obertura de la composición, que anticipa los placeres que contiene el resto de la partitura. Una verdadera iniciación pour gourmets.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada