BLOGELEUSIS: FILOSOFÍA, y más allá...


Según Walter Burkert, los antiguos misterios "eran rituales de iniciación de carácter voluntario, personal y secreto que aspiraban a un cambio de mentalidad mediante la experiencia de lo sagrado." (Cultos mistéricos antiguos)

Con los decretos imperiales de 391/392, que prohibieron todos los cultos paganos, y con la destrucción de los santuarios por los godos al mando de Alarico en 394, los misterios súbitamente desaparecieron...

¿Desaparecieron? ¿O dejaron de ser algo meramente exterior, para madurar y convertirse en lo que siempre pretendieron ser: una experiencia interior, dirigida a enriquecer al sujeto, y al margen de cualquier formalismo abstracto, vacío?

Este blog -creado precisamente en Madrid, la ciudad situada en el centro, y presidida por la estatua de Cibeles, la Gran Madre- pretende recoger el espíritu de esos misterios, sean los de Eleusis, Dionisos, Méter, Isis o Mitra, y combinarlos con el saber filosófico, para estimular el avance espiritual de aquellos que quieran participar en su creación.

Igual que en las iniciaciones del pasado, habrá en él dos niveles: el preparatorio, en el que se incluirán materiales destinados a los estudiantes de Secundaria y Bachillerato, que acaban de iniciarse en el camino del conocimiento; y el especializado, en el que el autor incluirá temas filosóficos de nivel superior, o situados en los márgenes del pensamiento filosófico "oficial". También se incluirán referencias a sus publicaciones, a fin de que puedan ser localizadas, comentadas, y desde luego criticadas, por aquellos que se encuentren interesados por los problemas a los que dichas publicaciones se refieren.


En estos tiempos que corren, oscilantes entre el dogmatismo fanático de las religiones oficiales y el más burdo de los materialismos, los defensores del auténtico progreso espiritual no pueden desesperar, ni ceder un ápice de terreno. Hoy, como siempre, este ha de ser nuestro lema:

"Fortes viri adversa fortuna probabuntur"

miércoles, 8 de febrero de 2012

La crisis, dilucidada (y 3): Lao-Tsé nos enseña el camino para salir de la crisis

Lao Tsé
  
Parece evidente que nuestra cultura ha escogido un camino que no es el más conveniente, ajeno al auténtico "camino" del sabio, es decir, el Tao. No viene mal recordar, por tanto, algunas de reflexiones del "viejo maestro" Lao-Tsé, que parecen ajustarse como anillo al dedo a los males que atraviesa nuestra época: la ambición, la prisa y el culto desmedido a la tecnología y las máquinas. Quien tenga oídos para oír, que oiga:

   "Si tuviera una chispa de sabiduría,
anduviera yo por el gran camino (Tao),
Asaz de llano es el gran camino,
mas las gentes prefieren con mucho los tortuosos senderos.
La corte está hondamente corrompida;
los campos enteramente abandonados;
los graneros, completamente vacíos.
Lujosos ropajes,
afiladas espadas al cinto,
manjares hasta saciarse
y riquezas sin cuento,
a esos hay que llamarlos jefes de bandoleros.
Un jefe de bandoleros
está muy lejos del Tao."

(El Lao zi de Mawangdui, 16 LIII)

* * *

Tao: El camino

   "Si un artesano cambia varias veces de oficio no conseguirá realizar nada bien; un hombre que trabaja, si constantemente se desplaza de un lugar a otro no hará más que fatigarse y nada conseguirá. Si un hombre al trabajar malgasta la mitad del día, al cabo de diez días habrá malgastado cinco días de trabajo; si son diez mil hombres los que en su trabajo malgastan la mitad del día, al cabo de diez días habrán malgastado cinco mil días de trabajo. Vistas así las cosas, cuantos más sean los hombres que cambian de oficio, mayores serán las pérdidas. Si las leyes se modifican, también variará lo que es objeto del esfuerzo del pueblo, y esto es lo que llamamos cambiar de oficio. Por eso, desde el punto de vista de la razón, si se utiliza el cambio frecuente de los trabajos emprendidos, se obtendrán escasos resultados. (...) [Asimismo] cuando se gobierna un gran Estado, si continuamente se modifican las leyes, el pueblo sufrirá. Por eso el soberano que posee el Tao considerará muy importante la paz de su Estado y no modificará las leyes a la ligera." (Comentarios sobre el Lao zi del Han Fei Zi)

* * *

  
"Zigong había viajado al sur, al Estado de Chu, y ahora retornaba al Estado de Jin. Cruzaba las tierras al sur del río Han, cuando topó con un anciano que se hallaba trabajando en su huerto. Había cavado una galería hasta el pozo, y por ella sacaba en un cubo el agua para regar. Mucho era el esfuerzo del anciano, y menguados sus resultados. Díjole Zigong:
   "-Si aquí hubiera un artilugio, en un día se podrían regar cien tablas; con poquísimo esfuerzo se obtendrían grandes resultados. ¿No os daría gusto tenerlo, maestro?"
   Alzó la cabeza el hortelano y, puestos en él los ojos, dijo a Zigong:
   "-¿Cómo es ello?"
   "-Es un artilugio -dijo Zigong- hecho de un tronco ahuecado, pesado por detrás y liviano por delante. Saca el agua con gran facilidad, y tan deprisa como cuando desborda al hervir el caldo. Se llama cigoñal."
   Demudose el rostro del hortelano de puro enojo, y luego dijo riendo:
   "-Tengo aprendido de mi maestro que quien usa de artilugios mecánicos, fuerza es que se ocupe de tareas mecánicas, y ocupándose de tareas mecánicas, su mente no podrá menos de tornarse en máquina. Con una mente vuelta máquina, no se puede conservar la pura y luminosa vacuidad interior; al no conservar la pura y luminosa vacuidad interior, su espíritu no puede alcanzar el sosiego; y con un espíritu sin sosiego es imposible sostener el Tao. Así que no es que desconozca ese artilugio, sino que vergüenza sentiría de usarlo." (Zhuang Zi, "Cielo y Tierra", X)

Y yo me pregunto: ¿Dónde encontrar hoy en día tales "maestros"?

No hay comentarios:

Publicar un comentario