BLOGELEUSIS: FILOSOFÍA, y más allá...


Según Walter Burkert, los antiguos misterios "eran rituales de iniciación de carácter voluntario, personal y secreto que aspiraban a un cambio de mentalidad mediante la experiencia de lo sagrado." (Cultos mistéricos antiguos)

Con los decretos imperiales de 391/392, que prohibieron todos los cultos paganos, y con la destrucción de los santuarios por los godos al mando de Alarico en 394, los misterios súbitamente desaparecieron...

¿Desaparecieron? ¿O dejaron de ser algo meramente exterior, para madurar y convertirse en lo que siempre pretendieron ser: una experiencia interior, dirigida a enriquecer al sujeto, y al margen de cualquier formalismo abstracto, vacío?

Este blog -creado precisamente en Madrid, la ciudad situada en el centro, y presidida por la estatua de Cibeles, la Gran Madre- pretende recoger el espíritu de esos misterios, sean los de Eleusis, Dionisos, Méter, Isis o Mitra, y combinarlos con el saber filosófico, para estimular el avance espiritual de aquellos que quieran participar en su creación.

Igual que en las iniciaciones del pasado, habrá en él dos niveles: el preparatorio, en el que se incluirán materiales destinados a los estudiantes de Secundaria y Bachillerato, que acaban de iniciarse en el camino del conocimiento; y el especializado, en el que el autor incluirá temas filosóficos de nivel superior, o situados en los márgenes del pensamiento filosófico "oficial". También se incluirán referencias a sus publicaciones, a fin de que puedan ser localizadas, comentadas, y desde luego criticadas, por aquellos que se encuentren interesados por los problemas a los que dichas publicaciones se refieren.


En estos tiempos que corren, oscilantes entre el dogmatismo fanático de las religiones oficiales y el más burdo de los materialismos, los defensores del auténtico progreso espiritual no pueden desesperar, ni ceder un ápice de terreno. Hoy, como siempre, este ha de ser nuestro lema:

"Fortes viri adversa fortuna probabuntur"

miércoles, 28 de septiembre de 2011

Música iniciática: The Dark Side of the Moon: Luces y sombras de la sociedad contemporánea




  En 1973 publicaban los Pink Floyd su álbum más famoso y profundo: The Dark Side of The Moon, magistralmente producido por Alan Parsons. El significado último contenido en los temas del disco sigue siendo bastante enigmático, pero hoy podemos saber que en él se contienen múltiples alusiones a los principales poderes que dominan el mundo actual, dirigiéndolo hacia el más sombrío de los eclipses. Roger Waters y sus compañeros tomaron la locura de su ex-lider Syd Barret como paradigma para evaluar la alienación generalizada (psicológica y político-económica) que afecta al hombre contemporáneo.
   Los temas de la Cara A, describen la agitada vida cotidiana del hombre actual: Speak to me y Breathe nos muestran los latidos de un ser humano anónimo, que busca inhalar un poco de aire puro, en una sociedad cada vez más competitiva y asfixiante, y en la que corre de un lado para otro, en una "carrera de ratas" que no conduce hacia ningún sitio.
   On the run, pieza instrumental basada en sintetizadores, evoca el estrés y la ansiedad que provoca el transporte moderno, y termina con el sonido de un estrepitoso accidente automovilístico o aéreo. Time contiene una amarga reflexión sobre la fútil pérdida de tiempo que acarrea el absurdo ritmo de vida de nuestro tiempo. La primera cara termina con el retorno a casa del agotado protagonista (da lo mismo que sea un trabajador que un estresado corredor bursátil), donde se pierde en una melancólica reflexión sobre la muerte (The Great Gig in the Sky).
   La Cara B se centra, como el título indica, en la "cara oculta" de este sistema, aludiendo a qué y quiénes lo controlan: el dinero y el consumismo desaforado (Money), los militares y grandes financieros (Us & Them), que generan enfrentamientos artificiales entre etnias y partidos, para aprovecharse de los continuos conflictos. Brain Damage apunta a la enfermedad mental que se deriva de este delirante modo de vida, centrado en la búsqueda del dinero y el éxito a toda costa. El instrumental Any colour you like describe, quizás, el universo psicodélico en el que busca refugio el sujeto, ante el vacío vital que le rodea, al tiempo que el último tema Para terminar, Eclipse, muestra las contradicciones que presiden un sistema que culmina en el ocultamiento del Sol (símbolo del bien y de la justicia), emblema del colapso total.
   Gráficamente, el disco contenía también una interesante simbología: las pirámides, posible alusión a ese poder oculto (¿Illuminati?) que rige desde las sombras ("la cara oculta") los destinos de la Humanidad, según conspiranoicos como D. Icke; y luego el prisma con los colores del espectro luminoso, que puede indicar cómo la ciencia moderna no es sino una prolongación más de ese poder aplastante, ejercido anteriormente por la religión y ahora por la razón instrumental, destinado a ocultar la verdad espiritual a las masas. En cualquier caso, como símbolos que son, la interpretación que puede aventurarse de tales imágenes es hipotética, y siempre abierta a discusión.




   El documental que os presento nos muestra a los miembros del legendario grupo -envejecidos, pero siempre jóvenes y entusiastas de espiritu-, reflexionando sobre el proceso de producción del disco, y ofreciéndonos claves interesantes para profundizar en su audición. Ojalá nos ayude a salir del eclipse en el que nos encontramos, y permita que salga de nuevo para nosotros la luz del sol.

No hay comentarios:

Publicar un comentario