BLOGELEUSIS: FILOSOFÍA, y más allá...


Según Walter Burkert, los antiguos misterios "eran rituales de iniciación de carácter voluntario, personal y secreto que aspiraban a un cambio de mentalidad mediante la experiencia de lo sagrado." (Cultos mistéricos antiguos)

Con los decretos imperiales de 391/392, que prohibieron todos los cultos paganos, y con la destrucción de los santuarios por los godos al mando de Alarico en 394, los misterios súbitamente desaparecieron...

¿Desaparecieron? ¿O dejaron de ser algo meramente exterior, para madurar y convertirse en lo que siempre pretendieron ser: una experiencia interior, dirigida a enriquecer al sujeto, y al margen de cualquier formalismo abstracto, vacío?

Este blog -creado precisamente en Madrid, la ciudad situada en el centro, y presidida por la estatua de Cibeles, la Gran Madre- pretende recoger el espíritu de esos misterios, sean los de Eleusis, Dionisos, Méter, Isis o Mitra, y combinarlos con el saber filosófico, para estimular el avance espiritual de aquellos que quieran participar en su creación.

Igual que en las iniciaciones del pasado, habrá en él dos niveles: el preparatorio, en el que se incluirán materiales destinados a los estudiantes de Secundaria y Bachillerato, que acaban de iniciarse en el camino del conocimiento; y el especializado, en el que el autor incluirá temas filosóficos de nivel superior, o situados en los márgenes del pensamiento filosófico "oficial". También se incluirán referencias a sus publicaciones, a fin de que puedan ser localizadas, comentadas, y desde luego criticadas, por aquellos que se encuentren interesados por los problemas a los que dichas publicaciones se refieren.


En estos tiempos que corren, oscilantes entre el dogmatismo fanático de las religiones oficiales y el más burdo de los materialismos, los defensores del auténtico progreso espiritual no pueden desesperar, ni ceder un ápice de terreno. Hoy, como siempre, este ha de ser nuestro lema:

"Fortes viri adversa fortuna probabuntur"

sábado, 20 de agosto de 2011

De la "spanish revolution" a la "spanish tradition"

  Desde el pasado 15-M, a muchos nos parece evidente que buena parte del destino espiritual de Occidente se está decidiendo en Madrid, y más concretamente en la Puerta del Sol (ese astro cuyas incesantes tormentas de los últimos meses parecen haber convertido nuestro planeta en un pequeño infierno, y estar influyendo, según algunos científicos rusos, ¡en la propia crisis de las bolsas!http://sorchafaal-en-espanol.blogspot.com/). A todos los que hemos venido siguiendo este movimiento, por grande que fuese nuestro escepticismo, nos pareció por un instante que el NWO iba a encontrar al fin una respuesta por parte de la población mundial. Ahora parece claro que algo parecido debieron de creer los principales artífices de ese NWO, porque rápidamente se preparó una contraofensiva ideológica, encaminada a aniquilar el incipiente movimiento. Y así, hemos visto en la última semana un espectáculo inusitado en la capital española: la entrada en triunfo del Papa-Faraón-Imperator Benedicto XVI, que ha tomado posesión de la ciudad (tras habérsele entregado las llaves de la misma de manos de su alcalde, el melifluo y sibilino Gallardón), seguido por masas de fieles procedentes de los cuatro puntos del planeta.
   Los que vivimos en el centro de la capital hemos visto cómo la vida en ella resultaba prácticamente imposible: transportes cortados, basuras acumuladas, cánticos nocturnos, sirenas y helicópteros de policía omnipresentes...; todo ello unido a la más rancia ideología del catolicismo de siempre, completamente ajeno al verdadero mensaje de Cristo, que no sabemos lo que hubiese pensado de esta manifestación ostentosa de poder.
   Se ha hablado de la violencia y mala educación mostrada por algunos "indignados" contra los peregrinos. Es cierta: yo mismo la pude constatar en la Puerta del Sol, donde algunos impresentables insultaban a grupos de fieles pacíficos que pasaban por la Plaza; pero hay que decir que existen muchos modos de ejercer la violencia: ¿No es también violencia, ejercida esta vez sobre toda una ciudad, imponer la presencia de un millón de personas, que impiden la circulación, arrojan basura por las calles, hacen imposible caminar, etc. etc.? ¿Se les preguntó a los muchos miles de madrileños no creyentes, o de otras confesiones, si querían someterse a estas molestias, impropias de un Estado laico? Es el viejo método de siempre: primero se impone algo abusivamente a la población, y luego, cuando parte de ésta reacciona, harta, se dice que se trata de "intolerantes": ¡Claro que en cierto sentido lo son! Es que todo este espectacular despliegue de poder supone un inmenso dispendio de dinero en tiempo de crisis, que, prolongado además durante toda una semana, resulta decididamente ofensivo para todo aquel que tenga un mínimo de sentido ético, o que simplemente se llame a sí mismo cristiano.
   En cualquier caso, poco importa: el faraón-emperador Benedicto y su levítica corte de sacerdotes han vencido (de momento) a los laicos de la Puerta del Sol, que fueron expulsados con cajas destempladas (también lo pude ver en directo), en un alarde de "tolerancia" gobernamental. Mientras veía a las fuerzas de seguridad impedirles el paso a la Puerta del Sol, pensé: "Si las turbas del catolicismo ocupa a sus anchas TODA la ciudad, ¿por qué no se les deja ocupar una simple plaza a un grupo de "laicos", por chillones o molestos que puedan ser?" Pero al punto comprendí que precisamente no se trataba de una plaza cualquiera, sino de la Puerta del Sol, símbolo de ese Sol espiritual, que había que eclipsar a toda costa tras las tinieblas de la superstición, si se quería lograr una victoria completa sobre el adversario. Y mientras la Presidenta Esperanza Aguirre decía que todos los grandes valores de la humanidad los había aportado el Cristianismo, y no "Carlos Marx", poniendo así su particular sello de ignorancia a la convocatoria papal, pensé también que, si ha habido algún tiempo y algún país refractario a la lucidez filosófica, ha sido esta miserable y rancia España que nos ha tocado vivir, en la que, entre la "Roja", el "Papa" y otros múltiples lavados de cerebro, no parece quedar mucho terreno para la esperanza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario