BLOGELEUSIS: FILOSOFÍA, y más allá...


Según Walter Burkert, los antiguos misterios "eran rituales de iniciación de carácter voluntario, personal y secreto que aspiraban a un cambio de mentalidad mediante la experiencia de lo sagrado." (Cultos mistéricos antiguos)

Con los decretos imperiales de 391/392, que prohibieron todos los cultos paganos, y con la destrucción de los santuarios por los godos al mando de Alarico en 394, los misterios súbitamente desaparecieron...

¿Desaparecieron? ¿O dejaron de ser algo meramente exterior, para madurar y convertirse en lo que siempre pretendieron ser: una experiencia interior, dirigida a enriquecer al sujeto, y al margen de cualquier formalismo abstracto, vacío?

Este blog -creado precisamente en Madrid, la ciudad situada en el centro, y presidida por la estatua de Cibeles, la Gran Madre- pretende recoger el espíritu de esos misterios, sean los de Eleusis, Dionisos, Méter, Isis o Mitra, y combinarlos con el saber filosófico, para estimular el avance espiritual de aquellos que quieran participar en su creación.

Igual que en las iniciaciones del pasado, habrá en él dos niveles: el preparatorio, en el que se incluirán materiales destinados a los estudiantes de Secundaria y Bachillerato, que acaban de iniciarse en el camino del conocimiento; y el especializado, en el que el autor incluirá temas filosóficos de nivel superior, o situados en los márgenes del pensamiento filosófico "oficial". También se incluirán referencias a sus publicaciones, a fin de que puedan ser localizadas, comentadas, y desde luego criticadas, por aquellos que se encuentren interesados por los problemas a los que dichas publicaciones se refieren.


En estos tiempos que corren, oscilantes entre el dogmatismo fanático de las religiones oficiales y el más burdo de los materialismos, los defensores del auténtico progreso espiritual no pueden desesperar, ni ceder un ápice de terreno. Hoy, como siempre, este ha de ser nuestro lema:

"Fortes viri adversa fortuna probabuntur"

miércoles, 18 de mayo de 2011

La rebelión pacífica del 15-M: ¿Inicio de una sociedad más libre, o preludio del Nuevo Orden Mundial?

   Siguiendo la estela de las llamadas "revueltas árabes", España se incorpora a los movimientos sociales de protesta que empiezan a recorrer el mundo llamado "democrático", atendiendo a la invitación a indignarse propuesta recientemente por dos lúcidos ancianos: S. Hessel y José Luis Sampedro.
   Cabe preguntarse: ¿Cómo hemos llegado a esta situación, si en el mundo islámico reinan dictaduras, mientras que aquí tenemos Parlamentos "libremente elegidos"? El motivo es muy simple: El sistema en el que se desenvuelve la vida del hombre occidental YA NO ES UNA DEMOCRACIA (si es que alguna vez lo fue), sino lisa y llanamente la expresión ideológica del mercantilismo universal que la globalización ha impuesto en el ámbito planetario: igual que el mundo se encuentra atenazado por el intercambio incesante de mercancias y de capital, que lo recorre de un lado a otro, los partidos políticos compiten en el "mercado de las ideas", con conceptos casi indistinguibles (como les sucede también a los productos que invaden el mercado), para atraerse a sus confundidas clientelas, y acaparar la máxima cuota posible dentro del mercado electoral. Y del mismo modo que el mercachifle, una vez que ha timado al comprador incauto, huye con el botín, nuestros políticos, una vez elegidos, se dedican a ejercer la mas vergonzosa de las dictaduras: la que ejercen las mayorías parlamentarias, por un período de cuatro años, haciendo y deshaciendo en los asuntos públicos (para ellos privados) a su antojo.
   En una dictadura hay un tirano; en estas, así llamadas, "democracias", unos centenares, pero el efecto sobre la población no es muy diferente; en cualquier caso el nivel de libertad verdadera -es decir, consciente y responsable, no la simple libertad de consumir y de ver infames programas televisivos- es muy poco, prácticamente nulo. Como afirmaba Tocqueville, este tipo de democracia "inmatérialise le despotisme" (algo en lo que coincidía, como señala Ortega y Gasset, con el viejo Aristóteles, quien afirmaba en su Política (V, 8, 1312 b 5-6) que "la oligarquía extrema y la democracia son en realidad tiranías repartidas". Me parece recordar que también Rousseau les había señalado a los polacos, cuando le pidieron consejo acerca de una futura constitución para su país, que, si querían perder completamente su libertad, debían elegir "representantes" que decidieran por ellos.
   Claro que todo esto pueden hacerlo los pseudodemócratas que rigen nuestros destinos porque previamente han lavado el cerebro de las multitudes con un sistema educativo nefasto, una publicidad infantiloide y la reducción del pomposamente denominado "mundo de la cultura" al "futbolismo ilustrado". Una mente así, prácticamente aniquilada, apenas tendrá ya arrestos para interesarse por otra cosa que no sea si el Madrid o el Barça ganan la Liga. Esto quizás revista interés para los aficionados a tales cosas, pero con ello (como creo que afirmaba Jenófanes), no se remedian los males que azotan a las repúblicas.




   Ahora, en la Puerta del Sol (lugar con un nombre iniciático donde los haya, porque en ella no hay ninguna "puerta", salvo la que se abre al "sol" del espíritu) se reúnen los por ahora pocos, pero quizás dentro de no mucho cientos, miles de hombres y mujeres, jóvenes y no tan jóvenes, que comienzan a despertar del canto de sirenas con el que el Nuevo Orden Mundial orwelliano ha querido adormecerles. La luz de ese Sol, que simboliza la inteligencia, y el mundo ideal desde los tiempos de Platón, preside sus pacíficas manifestaciones en esta plaza madrileña, ágora contemporánea en la que quizás se esté incubando el inicio de una nueva época. ¿Será "Madrid-Matriz" el matraz alquímico en el que se está gestando un futuro más libre?
   Es verdad que la experiencia demuestra que este tipo de movimientos se deshacen y fracasan tan rápidamente como comenzaron. El tiempo, como siempre, tendrá la última palabra. Pero, como el maestro F. Capra nos decía en esa maravillosa película que es Juan Nadie (John Doe), es en el hombre común donde reside nuestra última y única esperanza. Hay que estar atentos para que, como sucede también en este film, los maquiavélicos servidores del Nuevo Orden Mundial, basado en el despotismo del dinero, el poder mediático y las armas, no dinamiten estos movimientos desde dentro, introduciendo alborotadores que los echen por tierra. Como sabían Thoreau o Gandhi, se consiguen muchas más cosas pacíficamente que empleando la violencia; en cualquier caso, nuestros rebeldes tienen que tener, ante todo, clara una cosa: no pueden caer en la trampa de seguirle el juego al diabólico sistema que combaten.
   Desde este modesto rincón de Internet, quisiera mostrar mi solidaridad con todos los "Juan Nadie" de España, de los que me enorgullezco de formar parte. Y lo haré compartiendo con ellos dos cosas: unas palabras del maestro Beethoven, para quien nuestro principal deber en la vida consiste en "hacer todo el bien posible, amar la libertad por encima de todas las cosas y, aunque fuera por un trono, no traicionar nunca a la verdad", y una secuencia de la maravillosa película a la que me he venido refiriendo, en la que John Doe nos da la receta para salir de esta crisis, que es, en realidad, la crisis de siempre:


No hay comentarios:

Publicar un comentario