BLOGELEUSIS: FILOSOFÍA, y más allá...


Según Walter Burkert, los antiguos misterios "eran rituales de iniciación de carácter voluntario, personal y secreto que aspiraban a un cambio de mentalidad mediante la experiencia de lo sagrado." (Cultos mistéricos antiguos)

Con los decretos imperiales de 391/392, que prohibieron todos los cultos paganos, y con la destrucción de los santuarios por los godos al mando de Alarico en 394, los misterios súbitamente desaparecieron...

¿Desaparecieron? ¿O dejaron de ser algo meramente exterior, para madurar y convertirse en lo que siempre pretendieron ser: una experiencia interior, dirigida a enriquecer al sujeto, y al margen de cualquier formalismo abstracto, vacío?

Este blog -creado precisamente en Madrid, la ciudad situada en el centro, y presidida por la estatua de Cibeles, la Gran Madre- pretende recoger el espíritu de esos misterios, sean los de Eleusis, Dionisos, Méter, Isis o Mitra, y combinarlos con el saber filosófico, para estimular el avance espiritual de aquellos que quieran participar en su creación.

Igual que en las iniciaciones del pasado, habrá en él dos niveles: el preparatorio, en el que se incluirán materiales destinados a los estudiantes de Secundaria y Bachillerato, que acaban de iniciarse en el camino del conocimiento; y el especializado, en el que el autor incluirá temas filosóficos de nivel superior, o situados en los márgenes del pensamiento filosófico "oficial". También se incluirán referencias a sus publicaciones, a fin de que puedan ser localizadas, comentadas, y desde luego criticadas, por aquellos que se encuentren interesados por los problemas a los que dichas publicaciones se refieren.


En estos tiempos que corren, oscilantes entre el dogmatismo fanático de las religiones oficiales y el más burdo de los materialismos, los defensores del auténtico progreso espiritual no pueden desesperar, ni ceder un ápice de terreno. Hoy, como siempre, este ha de ser nuestro lema:

"Fortes viri adversa fortuna probabuntur"

miércoles, 29 de diciembre de 2010

Música iniciática: Alan Parsons Project's "The Eagle will rise again"




Lyrics (Lead Vocal: Colin Blunstone):

And I could easily fall from grace,
Then another would take my place
For the chance to behold your face...

And the days of my life are but grains of sand
As they fall from your open hand
At the call of the wind's command...

Many words are spoken when there's nothing to say.
They fall upon the ears of those who don't know the way
To read between the lines, that lead between the lines
That lead me to you.

All that I ask you
Is, show me how to follow you and I'll obey.
Teach me how to reach you, I can't find my way.
Let me see the light...Let me be the light.

As the sun turns slowly around the sky
Till the shadow of night is high...
The eagle will learn to fly.

And the days of his life are but grains of sand
As they fall from your open hand
And vanish among the land.

Many words are spoken when there's nothing to say...
They fall upon the ears of those who don't know the way
To read between the lines, by following the signs
That can lead to you...

But show me how to follow you and I'll obey.
Teach me how to reach you, I can't find my way.
Let me see the light...Let me be the light.

And so, with no warning, nor last goodbyes,
In the shadow of the morning skies,
The eagle will rise
Again.


Traducción:

Y yo podría fácilmente caer en desgracia
Y luego, otro tomaría mi lugar
Y tendría la oportunidad de contemplar su cara

Los días de mi vida no son más que granos de arena
A medida que caen de la mano abierta
Siguiendo la orden del viento

Muchas palabras se hablan cuando no hay nada que decir
Y caen en los oídos de aquellos que no conocen el camino
Para leer entre líneas, que llevan entre las líneas, que me conducen a ti

Todo lo que te pido
Es que me muestres cómo seguir, y yo obedeceré
Enséñame cómo llegar a ti, pues yo no puedo encontrar mi camino
Déjame ver la luz...; déjame ser luz

A medida que el sol se pone lentamente por el cielo
Hasta que la sombra de la noche es alta
El águila aprenderá a volar

Los días de su vida no son más que granos de arena
A medida que caen de la mano abierta
Y desaparecen en la tierra

Muchas palabras se hablan cuando no hay nada que decir
Y caen en los oídos de aquellos que no conocen el camino
Para leer entre líneas, que llevan entre las líneas, que me conducen a ti

Pero enséñame cómo seguirte, y te obedeceré
Enséñame cómo llegar a ti, pues yo no puedo encontrar mi camino
Déjame ver la luz...; déjame ser luz

Y así, sin previo aviso, sin el último adiós
En los albores del cielo de la mañana
El águila se levantará otra vez.

   Este tema del proyecto Pyramid, con intensas resonancias egipcias, describe la experiencia del iniciado, que se esfuerza por seguir al maestro, en su búsqueda del conocimiento supremo.
   Para lograr este objetivo, es menester, sobre todo, no dar crédito a las vanas habladurías de la multitud ignorante, sino aprender a "leer entre líneas", y comprender el significado de los símbolos que conducen hasta el umbral de la divinidad. La meta es "ver la luz"; llegar a ser uno mismo "pura luz".
   Por otro lado, conviene recordar que el "vuelo del águila" era un símbolo fundamental de la antigua alquimia, que designaba el hallazgo del "elixir de la vida eterna", del lapis o "piedra filosofal" (clave para alcanzar el verdadero oro de la sabiduría filosófica, que el adepto no deberá confundir jamás con el oro material que maneja el vulgo).

No hay comentarios:

Publicar un comentario