BLOGELEUSIS: FILOSOFÍA, y más allá...


Según Walter Burkert, los antiguos misterios "eran rituales de iniciación de carácter voluntario, personal y secreto que aspiraban a un cambio de mentalidad mediante la experiencia de lo sagrado." (Cultos mistéricos antiguos)

Con los decretos imperiales de 391/392, que prohibieron todos los cultos paganos, y con la destrucción de los santuarios por los godos al mando de Alarico en 394, los misterios súbitamente desaparecieron...

¿Desaparecieron? ¿O dejaron de ser algo meramente exterior, para madurar y convertirse en lo que siempre pretendieron ser: una experiencia interior, dirigida a enriquecer al sujeto, y al margen de cualquier formalismo abstracto, vacío?

Este blog -creado precisamente en Madrid, la ciudad situada en el centro, y presidida por la estatua de Cibeles, la Gran Madre- pretende recoger el espíritu de esos misterios, sean los de Eleusis, Dionisos, Méter, Isis o Mitra, y combinarlos con el saber filosófico, para estimular el avance espiritual de aquellos que quieran participar en su creación.

Igual que en las iniciaciones del pasado, habrá en él dos niveles: el preparatorio, en el que se incluirán materiales destinados a los estudiantes de Secundaria y Bachillerato, que acaban de iniciarse en el camino del conocimiento; y el especializado, en el que el autor incluirá temas filosóficos de nivel superior, o situados en los márgenes del pensamiento filosófico "oficial". También se incluirán referencias a sus publicaciones, a fin de que puedan ser localizadas, comentadas, y desde luego criticadas, por aquellos que se encuentren interesados por los problemas a los que dichas publicaciones se refieren.


En estos tiempos que corren, oscilantes entre el dogmatismo fanático de las religiones oficiales y el más burdo de los materialismos, los defensores del auténtico progreso espiritual no pueden desesperar, ni ceder un ápice de terreno. Hoy, como siempre, este ha de ser nuestro lema:

"Fortes viri adversa fortuna probabuntur"

domingo, 14 de noviembre de 2010

Amenabar habla de Agora en "Cuarto Milenio" I



Iker Jiménez entrevista a Alejandro Amenábar, con ocasión del estreno de su película ´"Agora". Por una vez, el habitual sensacionalismo de "Cuatro Milenio" deja paso a una exposición más seria (divida en tres partes), que nos permite hacernos una idea más exacta del nivel filosófico y científico alcanzado en la Antigüedad Tardía, tomando como base las aportaciones astronómicas de Hipatia.
No obstante, conviene olvidar que Hipatia fue, ante y sobre todo, una FILÓSOFA, perteneciente al movimiento neoplatónico. Sus aportaciones astronómicas y matemáticas se enmarcan, por tanto, dentro del interés mostrado desde sus inicios por el platonismo hacia las ciencias matemáticas, como preparación para el conocimiento del mundo superior de las ideas. Y, aunque no nos ha quedado apenas nada de los escritos de Hipatia, sí tenemos los escritos de su discípulo Sinesio -el único personaje mal enfocado en la película de Amenábar-, un interesantísimo pensador, cuyas Cartas (editadas por Gredos) es necesario leer para comprobar hasta qué punto algunos de los primeros filósofos cristianos no veían incompatible su religión con la filosofía, sino que la entendían como una especie de filosofía superior, como un culto mistérico, que complementaba el conocimiento filosófico.
Como han demostrado los escritos gnósticos encontrados en Nag Hammadi, muchos cristianismos fueron posibles en un comienzo, y sólo el fanatismo y la intolerancia de la jerarquía eclesiástica terminó por imponer la actual interpretación, dogmática e inamovible, de la figura de Cristo. Por eso, novelas como El Código da vinci, aunque fantásticas y de poco calado intelectual, contienen verdades indiscutibles sobre el nefasto papel jugado desde los inicios del cristianismo por la Iglesia oficial (que ocultó, por ejemplo, la primacía que concedían los evangelios gnósticos a María Magdalena, es decir, a la mujer, como principal discípula de Cristo, frente a San Pedro). Ha sido este camino, errado desde el principio, el que ha conducido, y conduce, actualmente a muchos a alejarse de una interpretación del cristianismo con la que no pueden congraciarse. Si el gnosticismo no hubiese sido aniquilado, quizás la religión cristiana no estaría hoy en crisis; pero los errores históricos, una vez cometidos, difícilmente pueden enmendarse.

No hay comentarios:

Publicar un comentario